La intolerancia de una dictadura deja sus secuelas en menor de edad en Banes, Holguín

Screen shot 2013-08-21 at 6.49.00 PM
Gertrudis Ojeda y su hija Bianca. Foto de: Martha Diaz Rondon

Gertrudis Ojeda Suarez y su esposo Yoandri Naoki Ricardo Mir no desconocen lo que significa ser opositor.  Ella es Dama de Blanco y ambos son miembros de la Alianza Democrática Oriental, grupos de oposición a la tiranía comunista.  Por esto, han sido arrestados de forma arbitraria por la policía política, golpeados, deportados, vigilados y amenazados de muerte.  Son consecuencias que han aceptado en la lucha por la libertad.  Pero ahora sus 3 niños están sufriendo directamente de los efectos de la represión estatal, específicamente la hija de 6 años de edad, Bianca Ricardo Ojeda.

Los tres niños del matrimonio han visto de primera mano como agentes policiales han allanado su vivienda en Banes, Holguín, emprendiéndose a golpes con sus padres, al igual que han visto turbas organizadas por la Seguridad del Estado, rodeando la casa y gritando palabras obscenas acompañadas por amenazas.  Todos han sufrido el temor, pero la pequeña Bianca esta siendo seriamente afectada de forma sicológica.

El pasado sábado 17 de agosto, Gertrudis, Naoki, sus hijos y otros familiares estaban en el poblado de Guardalavaca cuando – en horas de la tarde – intentaron bordar una guagua de regreso a Banes.  Al ver las colas largas en el terminal y que no llegaba el transporte, los opositores decidieron realizar una protesta publica, reclamando transporte eficiente para todos los presentes.

De repente llegaron oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria y me atacaron brutalmente junto a mi hermano Luis Manuel García Mir”, recuenta Yoandri, “nos atacaron con tonfas, patadas, empujones y hasta nos rosearon espray pimienta.  Nos condujeron a mi y a mi hermano en un auto de patrulla a la unidad policial de Banes, donde nos tiraron dentro de calabozos oscuros. Permanecimos ahí hasta las 10 de la mañana del próximo día”.

También presente estaba Janet Vergara, hermana de Gertrudis quien cuenta con 6 meses de embarazo.  “Nosotras también fuimos maltratada…Janet fue empujada y golpeada y actualmente se encuentra con dolores”.

Los 3 menores de edad de Suarez y Ricardo presenciaron toda la violencia.

Mi niña, Bianca, esta enferma de los nervios…esta muy asustada.  Esto ha pasado varias veces pero ahora al parecer esta peor.  Estamos pensando llevarla a un siquiatra infantil, pues tiene mucha trauma al ver todo estos actos violentos”, expreso Yoandri Naoki, notablemente preocupado.

Ella vio todo…como nos daban piñazos, como nos esposaron, las patadas, como nos echaban espray….todo”.

Uno de los agentes que mas reprimió a los holguineros carga el numero de chapilla 21771, según confirmaron Gertrudis y Yoandri.

Screen shot 2013-08-21 at 6.50.08 PM
Opositores reunidos en Banes, Holguin. Bianca Ricardo Ojeda, menor de edad, primera a la izquierda. Foto de: Martha Diaz Rondon

Tras los arrestos, Gertrudis se traslado con sus 3 niños a la unidad policial, donde se planto en forma de protesta, exigiendo la liberación de sus seres queridos.  Ahí permaneció hasta tarde en la noche sin obtener ninguna respuesta.

Estos son los problemas típicos que enfrentamos los opositores”, resalta Gertrudis, explicando que la represión la siente una familia completa, desde los mayores a los niños.  “Mi hija esta muy traumatizada y hago responsable a la Seguridad del Estado por lo que le pueda suceder a ella”.

Ojeda Suarez logro esquivar cordones policiales el domingo 18 y llegar a misa como parte de su caminata habitual como Dama de Blanco, pero resalta que su vivienda ha permanecido bajo una estricta vigilancia policial, en donde agentes – como Freddy Agüero, entre otros – tocan a su puerta y le amenazan con cárcel si intentan salir.

Pese a los peligros que corren, Gertrudis y Yoandri continúan realizando vigilias, debates, y otros encuentros con miembros de la oposición en Banes, al igual que marchas de protesta, las cuales usualmente terminan en detenciones.

Ojeda además dijo sentirse extremadamente preocupada por la suerte de su hermana embarazada.

Mi hermana Janet continua teniendo dolores después del maltrato que le dio la policía en Guardalavaca sin motivo alguno.  A ellos no les importo que esta en estado.  Realmente no sabemos si esto puede terminar en tiempo en el hospital o, ni que Dios lo quiera, en la perdida de la criatura”.

Para contactar con Gertrudis y Yoandri en Cuba:
Movil – +58-025-501

La intolerancia de una dictadura deja sus secuelas en menor de edad en Banes, Holguín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s