Dama de Blanco recuenta amenazas del régimen y solidaridad de obispo en Matanzas

Dama de Blanco agradece a Obispo y otros religiosos de Matanzas por solidarizarse con ellas y defenderlas contra turbas gubernamentales, denuncia el uso de menores de edad en actos de repudio, resalta el peligro que corren los opositores en la isla y afirma su lucha.

Leticia Ramos Herreria

Luego de dos fines de semanas consecutivos de violencia policial en contra de numerosas Damas de Blanco y hombres opositores en las ciudades de Cárdenas y Colon, en la provincia de Matanzas, el domingo 28 de julio sucedió algo diferente, aunque también se reportaron arrestos, actos de repudio y otras muestras de las mismas represalias organizadas por el Estado.

Leticia Ramos Herrería, representante de las Damas de Blanco para la provincia, explica que unas 7 mujeres lograron llegar hasta la Parroquia de Cárdenas, acompañadas por 8 hombres opositores durante esa mañana.  Al entrar al templo, se percataron de que el lugar ya estaba totalmente rodeado por miembros de la Policía Nacional Revolucionaria y de la policía política.  La misma confirmo que había unas 19 patrullas (con cámaras), 3 autos de la PNR, 2 guaguas, 2 camiones llenos de agentes de la policía vestidos de civil y hasta unas ambulancias.  Incluso, la policía había puesto una tribuna a una cuadra de la iglesia donde tenían un muñeco con la ropa en forma de la bandera americana, listo para prenderle candela.  Las turbas (de agentes y colaboradores) intentaban decir con esto que los opositores eran unos mercenarios al salario de los Estados Unidos.

Quienes nos confirmaron todo esto fueron personas de a pie que estaban dentro de la iglesia y se dirigieron hacia nosotros para advertirnos para que no nos pasara nada”, dijo Leticia, claramente emocionada por esa muestra de solidaridad.

Ramos añade que además había “un pequeño grupo de personas de mala conducta social – delincuentes, violadores, etc. – que estaban esperándonos frente a la iglesia con piedras y palos”.  La activista explica que estos criminales ya están comprometidos con la Seguridad del Estado y siempre responden a sus órdenes.

Pero para la Dama de Blanco uno de las situaciones mas criticas fue que los cuerpos policiales utilizaron a menores de edad para participar en estos actos de provocación y violencia, armándolos con piedras, y que los represores entraron en la iglesia. En ese momento, los líderes religiosos presentes se solidarizaron con los opositores.

“Las turbas tuvieron la osadía de pararse dentro de la iglesia y nos decían ‘salgan que los vamos a matar’”, recuenta Leticia, “Los lideres de la iglesia, entre ellos el Obispo de Matanzas, Manuel Hilario de Céspedes, expulsaron a las turbas y les dijeron que tuvieran respeto”.

El mencionado obispo se traslado a dicha parroquia específicamente para ofrecer la misa dominical debido a toda la violencia que había ocurrido en las dos semanas anteriores – el 14 y 21 de julio – cuando Damas de Blanco fueron golpeadas, arrastradas, inyectadas y deportadas por la policía política.

Nosotros nos acercamos al Obispo Manuel y le contamos todo lo que nos había pasado días a tras y todo lo que nos iba a pasar si salíamos esa mañana.  El salio y estuvo hablando con las turbas y los oficiales.  Nos dijo que nos quedáramos dentro de la iglesia mientras tanto para protegernos.  Y ahí permanecimos desde las 9 AM hasta las 1 PM, cuando llego el primer secretario del Partido Comunista para hablar con el obispo”, dijo la opositora.

Luego de toda las negociaciones, el obispo ordeno que los opositores fueran transportados en una guagua a sus viviendas, “pero que el iba a custodiarnos a cada uno de nosotros hasta que llegáramos a nuestras viviendas…y así paso”.

Los 15 opositores fueron sacados de la iglesia en la guagua mientras el obispo iba a tras en otro vehiculo, vigilando que los represores no atacaran a las mujeres y los hombres.

En la guagua donde viajaban las Damas de Blanco iba el capitán Villamil y el agente Kenny Agüero, ambos de la Seguridad del Estado.  En una forma cínica, Villamil le dijo a las Damas, ‘esto lo estamos haciendo esta vez nada mas, pero ya tu sabes como el pueblo se puso’.  Leticia se paro de su asiento y dijo: “el pueblo no.  Fueron los que ustedes convocaron, todos los que estaban ahí eran militares y los que nos golpean a nosotros son ustedes, cuando nos botan de las patrullas en las salidas de los pueblos…toda la tortura…la del día 14 y del día 21…todo esto lo hacen ustedes.  Y tu no tuviste la ética profesional ni la ética de hombre para detener esas golpizas, por tanto y demás te callas”.  Según Ramos, el oficial no hablo más durante el viaje.

La misma resalta que en la ciudad de Colon sucedió algo similar y que tuvo que salir el padre de la iglesia local para hablar con las autoridades para que dejaran tranquila a las Damas de Blanco.

Le damos gracias a Dios y gracias a la iglesia católica, específicamente al obispo Manuel Hilario de Céspedes”, expreso Leticia, “le dijimos al obispo que nosotros creemos en la palabra de Dios, pero no en la palabra de los comunistas”.

A pesar de que la Dama de Blanco agradeció profundamente la solidaridad del líder religioso, resalto que la oposición interna aun corre serios peligros en manos de la dictadura.

Que sepa la Seguridad del Estado que nos vamos a mantener hiendo a misa todos los domingos y nos vamos a mantener firme, como siempre. Ellos quieren sangre y será la nuestra que correera.  Se mancharan sus manos una vez más con sangre inocente porque no vamos a claudicar. Ellos tienen que detener toda esa violencia que ellos mismos han creado

Agrego Ramos Herrería, “voy a continuar en las Damas de Blanco, voy a continuar en la oposición cubana, voy a seguir caminando por las calles de Cuba porque soy cubana y porque tengo el derecho pleno de estar ahí porque las calles no son de los revolucionarios, son de todos los cubanos.  Ellos podrán estar dispuestos de masacrar a las Damas de Blanco y a todos los opositores…esto se hizo en dictaduras de Chile, Argentina y otros países, y se hace en la dictadura de los Castros.  Nos están llevando a lugares a torturarnos, a golpearnos, y botarnos en lugares incógnitos, monte adentro, donde hay personas que no nos vean para desaparecernos.  Toda la culpa caerá sobre el gobierno. Pero seguiremos adelante”.

Para mas detalles desde Cuba, contactar a:

Leticia Ramos – Movil: +52-481-807

Anuncios
Dama de Blanco recuenta amenazas del régimen y solidaridad de obispo en Matanzas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s