Mujeres con dignidad: Leticia Ramos Herrería (testimonio)

A raíz de las mas de 58 detenciones, deportaciones y desapariciones confirmadas de Damas de Blanco durante el fin de semana pasado del 21 de septiembre (y en algunos casos, anteriormente a esa fecha), muchas mujeres sufrieron serias amenazas y/o golpizas en manos de agentes quienes recibieron sus ordenes de los ‘alto mandos’.

El siguiente testimonio es tan solo uno de los tantos, de una cubana quien no se deja doblegar por el acoso, la vigilancia, y el intento inútil del régimen para dividir y paralizarla con miedo  y mentiras:

Leticia Ramos Herrería

El arresto de Leticia Ramos Herrería (representante de las Damas de Blanco en la provincia de Matanzas) tomo lugar el miércoles 19 de septiembre, cuando se había trasladado a Varadero desde su ciudad de residencia de Cárdenas, con destino a la Habana.  Su esposo, Rudel Montes de Oca la acompañaba en su viaje cuando fueron interceptados- mientras estaban a bordo de un autobús público- por los agentes de la policía política “Kenny”, “Cao” y dos más quienes no se identificaron.

Dichos agentes se abalanzaron contra Ramos Herrería y su esposo, gritándole a la activista que se “vendía por tres pesos”.  A estos insultos, la Dama de Blanco respondió con una protesta en medio de la calle, frente a la población, en donde “grite consignas como ‘abajo Fidel’”.   El oficial Kenny le decomiso el celular a Leticia y la golpeo.

Me araño la mano y me dio un golpe en la paleta [en la espalda] donde ya tengo una fisura debido a otra golpiza de la policía política en Marzo de 2012, en donde sufrí una fractura”, explico la opositora, “de ahí nos arrestaron a los dos, tirándonos dentro de autos patrulleros y nos condujeron a la unidad policial de Santa Marta”.

En Santa Marta, los oficiales le decomisaron su cámara fotográfica también, la mantuvieron por una hora y la trasladaron a la unidad policial de Martí, mientras a su esposo se lo llevaron para la unidad de Ciénagas de Zapata.  En todo este tiempo, la familia del matrimonio opositor no conocía su paradero ni siquiera la información de que habían sido detenidos.

Leticia se planto en huelga de hambre y sed en la unidad policial y así permaneció hasta el viernes 21 cuando fue liberada a las 3 PM en la ciudad de Cárdenas.  En un estado de salud muy débil, Ramos Herrería se percato que su esposo no había sido liberado aun por lo que se dirigió a la unidad de la Seguridad del Estado y exigió su excarcelación.  La presión que ejerció sobre los efectivos los forzó a liberar a Montes de Oca, quien también había estado en huelga de hambre y sed durante toda la detención.

En la mañana del sábado, un fuerte dolor en el brazo forzó a Leticia dirigirse al hospital, un intento que fue frustrado ya que su vivienda estaba totalmente rodeada por agentes militares, bajo la dirección del agente Kenny otra vez.  “Kenny me intercepto y me dijo que no iba ir yo a ningún lado”, denuncio Ramos, “le dije que yo era libre y que me dirigía hacia donde quería”.  La respuesta del oficial Kenny fue ordenar a varios policías a detener- nuevamente- a la Dama de Blanco.

Me llevaron hasta el municipio de Unión de Reyes, a la unidad policial, y ahí seguí mi huelga de hambre y sed.  En la noche del domingo  sufrí un coma debido a una hipoglucemia (soy diabética) y me sacaron de la unidad a una sala de terapia intensiva de un hospital local”, detallo Ramos, “me pusieron un suero y cuando recobre el conocimiento un agente de la Seguridad del Estado me estaba insultando y hablándome horrores de Antúnez, Félix Navarro, Berta Soler y otros hermanos de lucha.  Sinceramente, no estuve dispuesta para eso y me arranque el suero.  Les dije que me regresaron al calabozo si me iban a mantener detenida”.

Luego de ese incidente, Leticia fue encerrada en el calabozo hasta las 8 de la noche, cuando le comunicaron que sería regresada a su ciudad de Cárdenas.  “Sin embargo, en vez de viajar por vía de la ciudad Pedro Betancourt 9 (la ruta mas rápida), fueron por la salida de la ciudad de Matanzas, pasándome lentamente por enfrente de la prisión de mujeres conocía como ‘La Bellotes’.  Pienso que fue para tratar de meterme miedo, pero ellos saben que yo estoy dispuesta a que si tengo que cumplir una condena, voy a ir con dignidad y orgullo”.

Cuando la Dama de Blanco pudo llegar a su vivienda, el operativo policial permanecía.  El operativo consintió de policías armados y con perros pastor alemán.

Al entrar a mi vivienda, agentes me dijeron que no podía salir mas y simplemente les respondí que yo me voy a recuperar, ya que me siento débil por la huelga, y voy a seguir adelante. Continuare desafiándolos, y les dije que le echen bastante gasolina a sus patrullas porque voy a seguir haciendo oposición en las calles de Cuba”.

Para más información desde Cuba:

Leticia Ramos Herrería – Móvil: +5352- 481-807

Anuncios
Mujeres con dignidad: Leticia Ramos Herrería (testimonio)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s