Testimonio desgarrador de Dama de Blanco tras allanamiento y arresto

Eleiny Villamonte Cardozo, Dama de Blanco de 21 años de edad, fue una de las mujeres presentes en el te literario en la vivienda de Glisedis Piña González en Holguín este pasado sábado 18 de Agosto, y una de las que fue golpeada y arrestada por la policía política tras un allanamiento y registro violento de esa casa.  Fue liberada en la noche del lunes 20 de Agosto.  Villamonte Cardozo relato a este blog lo que vivió.  Lean su testimonio desgarrador:

Hagan clic aqui para escuchar el audio de Eleiny

“El dia 18, el pasado sábado, estábamos en el té que corresponde todos los días 18 a nosotras las Damas de Blanco, el cual ya habíamos concluidos  Incluso, estábamos para retirarnos ya para nuestras casas cuando nos asomamos y vimos las turbas al frente de la casa.  Vimos las mujeres de las turbas voceándonos cosas groseras- que no eran de una mujer esas palabras que decían.

Nosotras nos sentamos dentro de la casa, dijimos ‘vamos a esperar que pase todo’.  Pero la cosa no paró ahí. Ellas no se conformaban, como vieron que nosotras las estábamos ignorando.  Empezaron a gritarnos fuertemente, llegaron dos señoras y nos pusieron dos carteles frente de la casa- uno que decía “Viva Fidel” y “Viva Raúl” y se retiraron.  Luego vino un agente de la Seguridad del Estado y mando a buscar a Giselis, la dueña de la casa y le dio un fuerte golpe por el hombro, diciéndole que tranquilizara sus turbas porque las turbas comunistas podían más que las turbas opositoras.

El se retira, y nos siguen voceando cosas.  Pero no se conformaban, y entonces empezaron a tirar piedras y agua con manguera a presión para que nos ahogáramos.  Nos gritaban “pati-churrosas”, “Sucias”, cosas muy groseras.  Luego de tirarnos piedras, le dan incluso al nieto de Ana María Aguilera Paneque, que tiene 4 años de edad, le dan en la barriguita y en la rodilla.  A Berta Guerrero le dan en un pie una pedrada.  A Romelia le dan una pedrada en un seno.  Eso no fue una o dos piedras, fueron cientos de piedras para dentro de la casa para matarnos.  Y nos tiraban agua y nos decían “lávense los pies, pati-churrosas” y en todo momento era gritándonos cosas.

Luego bajo un agente de la Seguridad y dijo que iba buscar un acta para hacernos un registro en la casa.  Se fue, pero las turbas se mantuvieron gritándonos, y nosotras muy tranquilas dentro de la casa, cuando llego un mayor con un uniforme marrón con dos estrellas- no sé cómo se llama, es un teniente coronel- y mando buscar la dueña de la casa y dijo que iba ser un registro.  Pero la dueña de la casa estaba en el baño y el estaba tan impaciente y cogió a la fuerza a Berta Guerrero que tenía a su niña agarrada- y casi la tumba- pero Berta se le zafó. Ahí empezaron a entrar hombres y a darnos golpes a nosotras las mujeres, incluso se llevan a una niña menor de edad (la hija de Romelia).  A base de golpes, golpes y golpes nos sacaron.

A mí me aplican una llave de inmovilización y me sacan para la calle.  Cuando me sacaron a la calle, me viran para un lado y dejaron que las turbas de mujeres me arañen toda, que me den golpes por donde quiera, que me halen el pelo.  Incluso, estoy arañada por el pecho y por un brazo.  Todas las mujeres vinieron para darme.  Después que me habían  dado, una guardia dijo “no le pueden dar”, pero fue después que me habían dado, después de los alones de pelo, de los piñazos.  Fue muy violento.

Me introdujeron en una patrulla.  Entonces, la patrulla aceleraba y de momento frenaba para que nos diéramos golpes fuertes contra un cristal.  Nos llevaron a instrucción penal, donde me dijeron que me iban a procesar sin juicio y que iba directo a la prisión por ‘escándalo público’, a lo que yo respondí que yo no había cometido ni escándalo público ni delito para estar ahí.  Mi actitud, por seguridad de mi vida, fue no comer nada porque temía que me envenenarían, matarían o que me pondrían pastillas.  No comí hasta hoy, y me sentía muy débil.  Estaban muy agresivos.

Yo estaba sola en la celda.  Pero supe que se encontraba con la presión alta Rosa María Naranjo Nieves desde el sábado y que no se le había bajado.  Berta Guerrero estaba con la presión bajita.  Nos ponían, como forma de tortura, un ventilador con un fuerte ruido para atormentarnos y una fuerte gotera constante en la celda.  Era para afectarnos sicológicamente, pero no lo lograron.

El sábado lo único que ingerí fue el agua que nos dieron, que era agua hervida, caliente.

Ellos fueron ahí a darnos golpes. A Danay Mendiola le partieron el codo con los golpes.  A todos nos dieron golpes.  Nos sacaron a la fuerza de la casa, y todo sucedió tan rápido.  Toda la población vio como nos trataban de esa forma cruel, a matarnos si era preciso para sacarnos de ahí.

Quisiera decirle al mundo entero que pongan la vista sobre Cuba, que cada dia nos están agrediendo mas fuerte y el régimen está dispuesto a matar; está creciendo cada dia la opresión contras las Damas de Blanco.  Todos los domingos es esa misma guerra y con lo que acabe de ver están dispuestos a lo que sea por tal de ellos mantenerse en el poder.

Vamos a seguir en la lucha- a la lucha siempre voy estar aunque me maten.

Pero por favor, pongan la vista sobre Cuba que la opresión está aumentando”.

– Eleiny Villamonte Cardozo
Agosto 20 de 2012
Holguin, Cuba

Dos Damas de Blanco siendo arrastradas y arrestadas en el 2010.
Testimonio desgarrador de Dama de Blanco tras allanamiento y arresto

Un comentario en “Testimonio desgarrador de Dama de Blanco tras allanamiento y arresto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s