Los rostros que el Papa no vio: Denis Pino Basulto

Activista es atacado con espray pimienta y arrestado. También es acusado de dos crímenes que no cometió.

Denis Pino Basulto tras golpiza al comienzo del 2012.

En respuesta a los innumerables arrestos arbitrarios de opositores pacíficos cubanos antes y durante la visita papal a la isla, el martes 27 de marzo el joven opositor Denis Pino Basulto, residente de la provincia Holguín,  decidió dirigirse a la unidad policial local donde se presumía que estaban siendo retenidos varios activistas.  Basulto tenía planes de plantarse pacíficamente frente a la unidad en reclamo de la liberación de sus hermanos y hermanas de lucha.  Sin embargo, cuando este iba caminando por el Parque ‘Las Flores’, dos oficiales de la Seguridad del Estado (uno de ellos el agente Charlie, el otro desconocido) lo interceptaron y comenzaron golpearlo sin explicación.

Pino Basulto cuenta que los oficiales “me tiraron en el piso, me golpearon en las costillas y sacaron un trapo sucio y me lo pusieron en la boca.  También me lo rociaron por toda la cara y entonces me echaron espray pimienta”.

Estos hechos violentos contra el joven Basulto fueron presenciados por los cubanos de a pie que estaban en ese momento en el Parque ‘Las Flores’.  “El pueblo se unió a mí y personas comenzaron a decirles a los oficiales que no me golpearan, que eran abusadores”, dijo el opositor, “eso me dio mucho valor para seguir en la lucha”.

Así todo con la solidaridad del pueblo, los agentes policiales arrastraron a Basulto hasta el auto patrullero donde fue lanzado dentro del vehículo. Además, explica el activista, “el chofer del patrullero frenaba bruscamente para que yo me diera con la cabeza contra el plástico que divide la parte de adelante con la de atrás”.

Denis fue llevado a la unidad conocida como “El Anillo”, localizada en el centro de la ciudad de Holguín.  Ahí, el agente Charlie lo mantuvo en un cuarto pequeño donde fue interrogado.  Además, “Charlie comenzó hablarme mal de mis compatriotas, de Caridad Caballero y otros que estaban detenidos, y yo no se lo acepte”.  Fue en ese momento que el oficial acuso al opositor de haber efectuado un robo violento, hecho que según Denis es completamente falso.  Sin poderse defender de la acusación, los guardias confinaron al disidente en un calabozo donde permaneció por el resto del día.  El miércoles día 28 Denis fue trasladado a la unidad “La Segunda”.

En “La Segunda” Pino Basulto fue interrogado de nuevo por un investigador llamado Orlando quien lo acuso también de haberse metido en un patio particular sin autorización.  Una vez más, Pino fue llevado a un calabozo donde comenzó a vocear consignas en contra de las falsas acusaciones.  “Al parecer”, explica el opositor, “el caso de que me acusaban era un robo en donde personas fueron agredidas en su casa.  Pero ya cogieron a los ladrones y los tienen presos. Así todo, me acusan a mi”.

El agente Orlando le dejo saber a Denis que aun estaba bajo investigación.  “También me acuso en ese momento de que yo me reúno con extranjeros.  Me dijo: ‘Tu vas para la prisión’”, añade el opositor. Durante el cautiverio de Denis, un oficial con la chapilla # 26763 lo lanzo desde la cama de concreto de su celda y le dio una galleta en la cara.

Alrededor de las 8 PM, el mismo investigador-oficial abrió la reja de la celda de Denis y le dio un documento que dictaba que el opositor no podía salir de la provincia de Holguín, que no podía reunirse públicamente con nadie y que no podía estar en las calles durante las altas horas de la noche.  “Además de esto, los oficiales me dieron una multa de 30 pesos y me dejaron saber que tenía que presentarme un día si y un día no en la unidad policial”, denuncio Denis.

El activista pro-derecho humano resalto que ahora tiene dos expedientes sobre su persona por crímenes que jamás cometió y reitero que tan solo se dirigía a la unidad policial de Holguín para reclamar la libertad de los disidentes detenidos cuando fue arrestado.  Advirtió que en cualquier momento podrá ser llevado a prisión injustamente.  Por lo tanto, Denis Pino Basulto declara al mundo “que esto es una injusticia de los represores castristas contra los activistas de derechos humanos que luchamos por una Cuba libre y democrática.  Quiero que el mundo sepa que la Seguridad del Estado es responsable de lo que pueda pasar conmigo a partir de ahora.  Me han amenazado constantemente”.

Pino fue expulsado de su trabajo en el 2011 por ser disidente.  Desde ese momento no ha podido conseguir empleo, puesto que “a nosotros los opositores no nos dan trabajo en Cuba”, dijo Pino.  La esposa del activista también es amenazada frecuentemente y muchas veces es impedida de salir de su vivienda, aunque sea para buscar alimentos para la niña pequeña de la pareja.

Para más información desde Cuba:

Denis Pino Basulto – Móvil: +5352 -552-837

Los rostros que el Papa no vio: Denis Pino Basulto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s