Los rostros que el Papa no vio: Mariblanca Ávila Expósito

Dama de Blanco fue golpeada junta a su padre anciano, acusada de ‘desorden público’ y confinada a celdas de tortura

En Velazco, Holguín fue arrestada la Dama de Blanco Mariblanca Ávila Expósito el miércoles 21 de marzo, 5 días antes la llegada de Benedicto XVI a la isla.  Su arresto se produjo cuando salió rumbo a un policlínico para recoger medicamentos para ella y su padre anciano, quien la acompañaba en ese momento y quien también sufrió la violencia.  Su hijo, el también opositor Yonart Rodríguez Ávila, había declarado su madre ‘desaparecida’, puesto que no los funcionarios comunistas se negaban darle información sobre su paradero o condición médica.

Mariblanca explico que el arresto ocurrió cuando “dos policías se personaron y me comenzaron a golpear violentamente, yo fui arañada en los brazos y mi padre se cayó al piso”. La activista cuenta que varios vecinos solidarios se acercaron a la escena y comenzaron a vocear mensajes contra los esbirros que los golpeaban- “asesinos” y “abusadores”.

Ávila Expósito fue introducida a la fuerza dentro de un jeep de la Guardia Operativa, el cual la condujo a la unidad policial de Velazco.  Su padre fue dejado atrás.  Ahí, los oficiales decidieron trasladar a la opositora a la Unidad de Atención #6.  Al llegar a dicha unidad, los guardias la dejaron, vigilada, dentro del jeep por una hora bajo el sol ardiente y música a todo volumen.  Una vez más, los funcionarios decidieron mandar a Mariblanca a otra unidad, conocida como “La Primera”.  Esperándola estaban más de 40 oficiales de la policía.  “Me sacaron de la patrulla a la fuerza y me llevaron a una oficina donde me interrogo un policía llamado Juan Miguel”, narro Ávila.  Este mismo oficial chantajeo y amenazo a la activista, incluso diciéndole que le iba robar las cadenas que llevaba puesta.  Además, el agente Juan Miguel le confisco a Expósito su teléfono celular.

Por varias horas, Mariblanca fue confinada a una celda muy pequeña, la cual consistía de “un olor a orine horrible”.  Pero la Dama de Blanco fue trasladada otra vez, en esta ocasión a la Unidad de Instrucción de Pedernales, bajo cargos de “desorden público”.  Un guardia policial le dijo a Mariblanca: “Tu estas muy vieja para estar formando estas situaciones, te vamos condenar a 30 años”.  La activista contesto: “yo estoy preparada para defender a mi patria”.  Por dicha respuesta, fue confinada a otro calabozo que no tenia luz ni agua.  Fue entonces que Expósito comenzó a sufrir de una crisis de hipoglucemia tras ser mantenida en condiciones infrahumanas y de realizar una huelga de hambre en forma de protesta por su injusta encarcelación.  Mantuvo dicha protesta por 5 días.

Expósito narro que el viernes, marzo 25, comenzó a sangrar por una ulcera de la cual sufre debido a su gastritis.  “Me sentí muy mal…el domingo sangre otra vez.  Pero los opositores que estaban también ahí en el penal comenzaron a gritarle a los policías que me asistieran medicamente”, dijo la activista.   Estos opositores encarcelados preveían de todo el oriente cubano- Banes, Holguín, Santiago de Cuba y Bayamo y fueron víctimas de la misma ola represiva de la cual fue Exposito debido a la visita papal.  Según Mariblanca, un muchacho que ella no pudo identificar comenzó a gritar “Zapata Vive” y “Abajo la dictadura”.  Un guardia se acerco a su celda y le “dio un piñazo al muchacho y entonces se lo llevaron a una celda de castigo”.

La Dama de Blanco fue excarcelada en la noche del martes 27 de marzo, ya cuando el Papa Benedicto estaba en la Habana.  Antes de que los guardias la dejaran fuera de su vivienda, la amenazaron de que sería procesada por “desorden público”, a lo que ella hizo caso omiso.

Por su parte, Expósito dijo sentirse un poco débil físicamente, “con mareos y con varias libras de menos”.   Sin embargo, la fe de esta cubana no se ha quebrantado.  “Dios me ha dado fuerza para seguir esta lucha que es por la humanidad.  Vamos a seguir en las calles, yendo a la iglesia, y no vamos a dejar hacer lo que estamos haciendo.  Que no piensen que con la tortura que han hecho conmigo me voy a quedar en mi casa.  Me voy a recuperar y voy a seguir reclamando los derechos humanos de los cubanos”.

Para mas informacion desde Cuba:

Yonart Rodríguez Ávila – Movil+5353 – 602 – 782 / Twitter: @yonartcuba

Los rostros que el Papa no vio: Mariblanca Ávila Expósito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s