Familia opositora, incluyendo una pequeña niña, reprimida por agentes cubanos por tratar de ir a la iglesia

El matrimonio opositor Franklin Peregrino del Toro y Berta Guerrero Segura, junto a su pequeña hija, fueron reprimidos violentamente por oficiales del régimen cubano cuando intentaban llegar a una iglesia católica en la provincia de Holguín desde Cacocum este pasado domingo 4 de Diciembre.

Según Peregrino, eran alrededor de las 7:50 de la mañana cuando un oficial conocido como Raymundo intercepto a la familia cuando caminaban por la carretera central de Holguin-Bayamo ‘Los Amarillos’, declarando que no podían continuar.  “Le dije que no era posible esto, que le tenía que dejar saber al propio Papa sobre estas violaciones”, declaro Franklin, calificando el abuso como una violación no solo de derechos humanos pero de derechos religiosos.  El oficial respondió que a pesar de que le digan al Papa o cualquier otra figura católica, no iba cesar en su afán de impedir su libre movimiento.

Como forma de protesta los tres cubanos se sentaron en la carretera cuando se persono otro “oficial de la policía política y otro de la Seguridad del Estado, quienes me agarraron por el brazo, me lo doblaron, me dieron por el cuello y me levantaron a la fuerza”, relato el opositor, quien resistió el arresto pacíficamente y de nuevo se sentó en el piso.

Fue en ese momento que agredieron a Berta Guerrero y su pequeña hija.  “A ellas las agarraron por los brazos también y las empujaron.  Otra oficial llamada Vilma agarro a mi hija por el brazo y le encajó sus uñas, y ahora tiene lesiones ahí”, protesto el activista.

Los oficiales arrestaron a los tres y durante el proceso agresivo un integrante de la Brigada de Respuesta Rápida comenzó a ofenderlos verbalmente, en especial a Berta Guerrero.  “A mi esposa le dijeron ‘yegua, te vamos a partir la boca’, mientras la agente Vilma continuaba empujándola.  Mientras tanto a mi Raymundo me llevaba adelante a empujones y golpes”.

Fueron conducidos a una unidad policial en la Calle Camilo Cienfuegos de Cacocum donde permanecieron hasta las 10:40 de la mañana. Aunque comparado a otras detenciones esta vez no duro tanto tiempo, los opositores sufrieron golpes y amenazas constantes mientras los mantenían separados en la unidad policial, incluyendo a la niña.

Franklin Peregrino relato que cuando los soltaron le advirtieron que no podía salir de su municipio, a lo cual el repico que, como dice el lema de la Marcha Nacional Boitel y Zapata, su casa no es un calabozo.

Solo nos dirigíamos a la iglesia para pedir por los presos políticos y por una Cuba libre y democrática”, dijo Peregrino, afirmando que no dejara de hacerlo.

Familia opositora, incluyendo una pequeña niña, reprimida por agentes cubanos por tratar de ir a la iglesia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s