Entre la represión, solidaridad

Demasiadas veces, y desafortunadamente, los cubanos dentro y fuera de la isla están acostumbrados de asociar la Iglesia Católica Cubana más con la palabra “cómplices” en vez de “protectores”.  Sin embargo, a través de la historia cubana no se puede negar que numerosas figuras de la comunidad católica han arriesgado sus posiciones y sus vidas para respaldar- públicamente- y albergar a opositores.  Esta solidaridad- la cual demuestra la verdadera doctrina cristiana- se hizo evidente una vez más este pasado fin de semana en el Santuario del Cobre en Santiago de Cuba, cuando varias monjas y un pastor defendieron a varias Damas de Blanco quienes estaban a punto de ser físicamente atacadas por turbas de la dictadura.

También ocurrió una muestra muy importante de solidaridad entre los cubanos ‘de a pie’.  Feligreses de la iglesia mostraron su apoyo a las Damas de Blanco, asistiendo a las figuras religiosas para impedir- exitosamente- una salvaje golpiza de estas mujeres pacificas que solo demandan libertad.

Muestras de solidaridad como esta de parte de oficiales religiosos y personas de a pie son claras señales de que los cubanos le están perdiendo el temor a la dictadura de los hermanos Castro y a la vez muestran su apoyo y simpatía con la Resistencia.

Diario de Cuba” reporta los hechos:

——

Un sacerdote y varias monjas impiden una agresión a las Damas de Blanco en El Cobre

Un sacerdote, varias monjas y feligreses impidieron este domingo que siete Damas de Blanco fueran objeto de un acto de repudio y de posibles agresiones en la iglesia de El Cobre, en Santiago de Cuba, informó a DIARIO DE CUBA la periodista independiente Caridad Caballero Batista.

Las mujeres habían logrado llegar al santuario el sábado, tomando diferentes caminos para burlar los operativos policiales, y pasaron la noche en una hospedería.

“Supimos por los trabajadores de la hospedería y otras personas que se nos acercaron que la policía política sabía de nuestra presencia allí, pero el sacerdote de El Cobre estuvo muy pendiente de nosotros”, dijo Caballero Batista, una de las que logró asistir a misa.

Las demás fueron Belkis Cantillo Ramírez, Aimee Garcés Leiva, Mari Blanca Ávila Expósito, Oria Casanova Moreno, Adriana Núñez Pascual y Tania Bandera González, según informó el expreso político del Grupo de los 75 José Daniel Ferrer.

Otras siete mujeres consiguieron llegar a la Catedral de Santiago. Al menos dos de ellas, Liudmila Rodríguez Palomo y Ana Celia Rodríguez Torres, fueron detenidas luego para evitar que realizaran una marcha.

“Las que nos encontrábamos en El Cobre fuimos objeto de un acto de repudio de paramilitares que querían agredirnos” tras salir de misa. “Tuvieron que interceder feligreses y las monjas para que no nos golpearan”, relató Caballero Batista. “Las monjas tuvieron que salir a buscar un carro para que nos sacara de allí”.

La periodista independiente resaltó que después de la eucaristía el sacerdote Jorge Palma “dijo que en la iglesia estaban presentes las Damas de Blanco, que eran mujeres pacíficas que pedían la libertad de los presos y de todos los cubanos, que en muchas ocasiones nos habían golpeado”.

“Se nos acercaron feligreses y monjas que nos dieron su apoyo”, aseguró Caballero Batista. “Nos sentimos muy reconfortadas. Es algo que encarecidamente agradecemos”.

Damas de Blanco denunciaron el 17 de julio y el 8 de septiembre “palizas brutales” de grupos convocados por el régimen tras asistir a misa en El Cobre. Varias de ellas necesitaron atención médica tras las golpizas.

José Daniel Ferrer indicó que los operativos de la Seguridad del Estado para impedir que las mujeres se trasladaran a Santiago de Cuba comenzaron el día antes.

A varias activistas se les impidió salir de sus casas. Mayelín la O Montero y Yarisel Figueredo Valdés fueron detenidas junto a sus esposos a las 2:00 de la madrugada, en Contramaestre.

Caballero Batista señaló que también fueron arrestadas Maria Elena Matos, Doraida Correoso Pozo y Ana Alegre Pécora. Todas habrían sido liberadas ya.

Ferrer dijo a DIARIO DE CUBA que para que las mujeres puedan burlar los operativos que cada fin de semana despliegan las autoridades y llegar a misa, “hasta una veintena de miembros de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) se moviliza desde el día antes, teniendo que dormir hasta en campos de caña, cerca de los puntos de control que establece la policía para detenerlas”.

“Los activistas acompañan además a las mujeres que en ocasiones tienen que caminar más de 10 kilómetros de noche para poder sobrepasar los puntos donde la policía política ubica sus puestos”, añadió.

En La Habana unas 40 Damas de Blanco asistieron a misa en la Iglesia de Santa Rita y luego realizaron su habitual caminata por la Quinta Avenida con una imagen de su fallecida líder, Laura Pollán.

De acuerdo con el periodista independiente Roberto de Jesús Guerra, al menos seis mujeres fueron visitadas o citadas por la Seguridad del Estado y recibieron amenazas para que no fueran a la iglesia. Entre ellas, Magaly Norvis Otero, Sandra Guerra, Elizabeth Kawooya y Dignora Figueredo.

La portavoz de las Damas de Blanco, Berta Soler, afirmó en declaraciones al diario miamense El Nuevo Herald que las mujeres tienen previsto participar en la peregrinación de la Virgen de la Caridad del Cobre por La Habana, que comienza este domingo.

“Vamos a participar como cubanas que somos”, dijo Soler. “Lo haremos vestidas de blanco”.

Anuncios
Entre la represión, solidaridad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s