Yris Aguilera: Un testimonio sobre su desaparición y su resistencia

Las tres mujeres opositoras del Movimiento por los Derechos Civiles Rosa Parks quienes fueron desaparecidas por fuerzas de la dictadura el pasado 26 de Septiembre mientras demandaban libertad para Sara Marta Fonseca y Julio León Pérez, han sido excarceladas con marcas visibles de la represión de que fueron victimas.  Se trata de Donaida Pérez Paseiro, Yaimara Reyes Mesa, e Yris Tamara Aguilera.

Aguilera relato que la violencia comenzó cuando las tres mujeres partían de la vivienda de Fonseca hacia la sección del G2 de la Habana junto a ‘Julito’, el hijo mayor de Sara Marta y Julio León.  Ahí fue que “se personaron varios oficiales, entre ellos el oficial Camilo y el oficial Veloria, este ultimo quien es un señor muy corpulento”, según la opositora.  Rápidamente, Veloria le declaro a Yris que no estaba permitida salir a calle, a lo cual ella le respondió que no sigue órdenes de militares.  “Le agregue que- como dice un letrero gigantesco a la entrada de la Habana que dice Bienvenido a la capital de los cubanos- que yo también soy cubana, tengo derecho y seguiría a pesar de las consecuencias”. 

Cuando el grupo de opositores comenzó a caminar, el oficial Veloria no espero un segundo.  Se abalanzo contra Yris y ahí comenzaron las agresiones físicas.  “Me agarro por el pelo y me arrastro mas de 50 metros.  Al hijo de Sara Marta, pude ver que tenia encima mas de 7 oficiales de la Seguridad del Estado porque no les dio tiempo preparar a nadie para un acto de repudio”, narra Pérez Aguilera.  De ahí, todos fueron detenidos y llevados a unidades policiales.  En el caso de Yris, la dirigieron para la Unidad de Aguilera en la Habana, donde permaneció por dos horas.  “Luego de esas dos horas me llevaron a una unidad que se llama ‘Unidad de Centro de Investigación Criminal’.  Ahí comencé a protestar, pregunte porque yo tenía que estar en ese lugar como castigo si yo no había matado o atacado a nadie. Ahí permanecí por 72 horas”.

Aguilera explica que ese jueves, día 29, “fuimos supuestamente liberadas, y digo supuestamente porque yo sabia que eso era solo una gran manipulación para volver a detenernos, ya que nos amenazaron de que no estaba permitido para nosotras ir a casa de Sara Marta”.  Al salir de sus centros de detención, las tres mujeres se reunieron pero estaban perdidas por las calles de la Habana, calles mayormente desconocidas por estas activistas de Placetas.  “Gracias a un señor que nos encontramos en el camino, el nos dirigió hacia Rió Verde, donde esta la vivienda de Fonseca”.  Pero unas cuadras antes de llegar a la casa, fueron interceptadas por varios oficiales de la Seguridad del Estado, entre ellos el agente Camilo, de nuevo.  “Me dijeron, ‘te dijimos que no podías ir a la casa de Sara Marta’, y yo respondí una y otra vez que no seguía ordenes, que íbamos seguir luchando por ella”, declara Aguilera.  Al ver la determinación de las opositoras, los oficiales trajeron carros patrulleros y arrestaron a las tres de nuevo.  “Me llevaron al CDR de la Lisa donde me mantuvieron en una celda.  Estaba muy preocupada por mis hermanas, quien habían pasado 72 horas sin tomar agua como yo”, expresa Yris.


Las tres activistas- Paceiro, Reyes, y Aguilera- permanecieron el tiempo entero ‘plantadas’, negándose a tomar agua, comer, o bañarse.  “A mi me cerraron tras una reja con candado, donde dormí en un tablón”, cuenta Yris, agregando que “el día peor lo pase el sábado, 1 de Octubre.  Me estaban fallando los riñones, tenia mucho dolor, y hacia dos días que no podía orinar, cosa que me preocupo bastante”.

A ninguna de las activistas se les permitió que contactaran a familiares- el acceso al teléfono fue completamente prohibido.  Esta falta de información y larga detención llevo a Antunez, esposo de Yris, a declarar que las activistas estaban desaparecidas.  “Le reclame al jefe de enfrentamiento en La Lisa que yo tenia el derecho de llamar a mis familiares, pero me contesto que no tenia que ver nada conmigo”, explico Yris Tamara, “Horas después, a las 6 de la tarde, me montaron en una patrulla para llevarme a un ‘campamento medico’. Rechacé asistencia médica, sabia que era una manipulación. Les dije que prefería la muerte con dignidad en vez de vivir humillada”.

Permanecí ahí hasta las 6 de la mañana cuando me avisaron para trasladarme”, narra la presidente del Movimiento Rosa Parks, quien pensaba que iba ser sometida a prisión, pero en vez el traslado era para excarcelarla.  “Me busco una guagua de Tropas Especiales, con 4 hombres de las Tropas Especiales y 3 mujeres, al igual que un oficial de la Seguridad del Estado.  Ósea, 8 personas para una mujer.  No me dijeron hacia donde me dirigía pero me percate que era para soltarme al ver que recogieron a Donaida y Yaimara.  Fui dejada en Placetas, en una cuadra antes de mi vivienda”.  En todo el camino la activista venia vomitando, ya que se encontraba en condiciones de salud muy pésimas producto de sus condiciones carcelarias, las golpizas, y su huelga de hambre.

Solidaridad nacional e internacional

Al llegar a mi vivienda, me dio mucha alegría al ver tantos hermanos solidarios, dejándome saber que no estábamos solas”, expresa Aguilera.  La destacada opositora también quiso agradecer a numerosas organizaciones e individuos que abogaron por su libertad incondicional durante su arresto que duro en total 112 horas.

A mis hermanas y hermanos en Santa Clara que estaban en huelga de hambre, mil gracias le doy”, refiriéndose a los activistas de la Coalición Opositora Central que se declararon en huelga de hambre en demanda por la excarcelación de las 3 activistas.  “A todas esas personas dentro y fuera de la isla que siempre estaban pendiente de nuestra situación, gracias”.

Por su parte, Jorge Luis García ‘Antunez’ también agradeció todas las muestras de solidaridad internacional que se llevaron a cabo por su esposa.  “Gracias a pronunciamientos tan importantes como los de la Asamblea de la Resistencia y varios medios de prensa mi esposa y las otras mujeres fueron liberadas”, declara García, agregando que también sintió una profunda emoción al ver que Las Damas de Blanco le dedicaron su caminada dominical “no solo a todos los presos políticos pero también a Yris Tamara, a Donaida, y Yaimara”.

La Lucha por la Libertad de Sara Marta Fonseca continúa

 La pareja opositora destaca que la lucha por la libertad de Sara Marta Fonseca y Julio León Pérez continuara, “porque pueden ser juzgados por el solo hecho de ejercer su libre movimiento, y vamos a seguir la batalla, vamos a hacer todo lo posible por nuestros hermanos que están presos”.

Fonseca y León han estado presos desde el día 24 de Septiembre y desde entonces se han mantenido en huelga de hambre.

Yris Aguilera: Un testimonio sobre su desaparición y su resistencia

3 comentarios en “Yris Aguilera: Un testimonio sobre su desaparición y su resistencia

  1. aerturo garnica torres dijo:

    ESTAN CAGAO LOS CASTRISTA Y SUS COMPLICES SABE QUE EL DIA DE SU FIN ESTA CERCANO,,,,,COÑO ESTAN AVIZADO NO LE PEGUEN MAS A LAS MUJER CUBANA ASESINOSSSSS,ABUSADORES,,USTEDES NACIERON DE UNA MUJER,,,,,TENDRAN QUE RESPONDER,,,,,DESCARAOOOOO,,,tienen miedo a la mujeres por pedir libertad,pasificamente,,,,,,hombres cubanos no lo permitan,tirense para la calle y defienda a,,sus mujeres,,,,,,,,,,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s