Tres opositores de Placetas narran la violencia que ocurrió contra ellos e Yris Tamara Perez

En la isla de Cuba, conmemorar pacíficamente a héroes nacionales que han fallecido durante su lucha por la libertad de la patria- como lo son Pedro Luis Boitel y Orlando Zapata Tamayo- resulta en detención, arresto, golpes, y una violencia de gran escala de parte del régimen.  Así lo establece el statu quo de la dictadura.

A raíz de las manifestaciones que tomaron a cabo a partir del 13 de Mayo, bajo la Jornada Boitel y Zapata Viven, decenas de opositores fueron violentamente confrontados por agentes castristas.   Quizás el más brutal de estos hechos ocurrió en Placetas, Villa Clara.

Activistas del Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil Orlando Zapata Tamayo y del Movimiento Pro Derechos Civiles Rosa Parks fueron arrestados durante horas de la tarde del 25 de Mayo, justo el mismo dia que culminaba la Jornada y tras una marcha pública.  Entre estos opositores se encontraban Jorge Luis García “Antúnez”, Idania Yanes Contrera, Alcides Rivera Rodríguez, Yris Tamara Pérez Aguilera, y también  Adriano Castañeda Meneses, miembro ejecutivo del Frente Cívico Orlando Zapata, quien narra a este blog, “En el cierre de la Jornada Boitel y Zapata Viven (donde también incorporamos a Wilfredo Soto García, alias El Estudiante como le decíamos cariñosamente),  nosotros realizamos una marcha pacífica silenciosa donde todos los hermanos llevaban todas sus prendas y ropas al revés”. 

A pesar de que tan pacifica era esta marcha, las autoridades del régimen respondieron rápidamente.  “La Seguridad del Estado realmente temía otras acciones, y militarizaron toda la ciudad de Placetas por mucho miedo de que el pueblo se sumara a la oposición,” sigue Castañeda Meneses.  Como suele suceder en la isla, al ver que los opositores no se doblegaban, los oficiales del régimen comenzaron a repartir golpes.  “Fueron golpeadas las mujeres, principalmente Yris Tamara Pérez Aguilera.  Ella fue bastante golpeada por el oficial de la Seguridad del Estado de apellido Veliz, quien le dicen “El Pesista” que no es nada mas que un criminal que recibe órdenes para golpear mujeres indefensas.  Imagínense, si le dan a las mujeres indefensas que podemos esperar, ya sabemos cómo actúa esta dictadura,” afirma Adriano.

Tras las golpizas vinieron los arrestos.  Bajo un gobierno como el que impera en Cuba, muchas veces los opositores están acostumbrados a reportar o ser víctimas de arrestos de parte de la policía política.  No obstante, en esta ocasión reinaba una gran preocupación por la vida de Yris Pérez Tamara, ya que esta sufre de varios problemas de salud y que recibió una fuerte golpiza.  La periodista independiente e integrante del Movimiento Pro Derechos Civiles Rosa Parks, Donaida Pérez Paceiro recuenta, “Luego de los arrestos, alrededor de las 5 de la tarde recibimos una falsa noticia de que Yris Tamara se encontraba inconsciente en el hospital general de Placetas con una crisis de hipoglucemia”.  Al recibir este informe la activista se dirigió hacia el hospital junto con dos otras opositoras del Movimiento Rosa Parks, Graciela Paseiro Espinosa y Yaimara Reyes Mesa.  “Al llegar nos encontramos con el agente de la seguridad del estado  de apellido Veliz, alias “El Pesista” (el mismo que golpeo a Yris) quien en muy mala forma entro a buscar el médico para que el nos explicara cual era el problema de Yris.”  Pérez Paceiro cuenta que por largo rato ni el agente ni el médico salieron para dar explicaciones.  Cuando al fin abrió la puerta de nuevo salió el mismo agente Veliz.  “El me contesto, ‘Yris Tamara está detenida, y el médico dice que ella no necesita un acompañante’.

Mientras estaban en el hospital averiguando por la salud de Yris Tamara, las opositoras aun tenían la ropa al revés por la marcha pacífica que encabezaron unas horas antes y por esa misma razón fueron chantajeadas aun más. “Graciela Paseiro Espinosa, quien es un anciana de casi 70 años se queda ahí frente ese oficial, “El Pesista”, y este le dijo que si ella quería entrar a ver Yris Tamara entonces tenía que virarse la ropa al derecho.  Ese anciana, ahí mismo delante su cara, le contesto ‘Si yo para pasar a ver a mi hermana y cuidarla tengo que virarme la ropa al derecho pues yo me la voy a virar’.  Y ahí mismo, en pleno cuerpo de guardia, delante de las caras de estos agentes se quito su pantalón y blusa y se la puso al derecho.  Esto fue un chantaje porque en total no la dejaron pasar,” expresa Donaida.  Esto sucedió mientras Donaida y Yaimara empezaron a chequear el hospital para ver si podían encontrar a Yris.  Subieron hasta el segundo piso y no pudieron verla.  Lo mismo ocurrió en el tercer piso.  Ya las opositoras se dieron cuenta que estaban vigiladas pero hicieron caso omiso y continuaran la búsqueda.  Donaida narra, “Al entrar al cuerpo de guardia otra vez para preguntar por Yris, mientras gritábamos consignas anti-gubernamentales, le dije a Yaimara que corra y nos pudimos meter por la puerta del costado del hospital.  Ahí pudimos ver como sacaban a Yris a empujones mientras toda vía estaba convaleciente.  Ella estaba agarrada de las rejas de la escalera gritando para que nosotras la oyéramos, porque ellos la tenían escondida.  Ahí les dije que me llevaran con ella en la patrulla porque ella estaba débil porque la estaban maltratando y la querían asesinar”.

Luego, Donaida y Yaimara fueron golpeadas igualmente y detenidas.  Mientras estaban en celdas se dieron cuenta de lo que verdaderamente le sucedía a Yris.  “No fue ninguna crisis de hiperglucemia como nos habían comunicado, pero fue que el oficial, el terrorista “El Pesista”, en el momento del arresto y al pasar Yris a una patrulla a otra la tiro hacia al piso impactando su cabeza contra el pavimento.  Quiere decir que toda la inconsciencia de Yris fue producto de la salvaje golpiza que “El Pesista” le propino tanto a ella como a Idania quien también tenía un golpe en el pie derecho y cojeaba de esa pierna quejándose de dolor”, cuenta Donaida.  “Estuvimos en celdas, y alrededor de las 10 de la noche Alcides y Idania fueron sacados y montados en una patrulla de la Brigada Especial.  5 minutos más tardes fue sacada Yris Tamara Aguilera en muy malas condiciones de la celda, con calambres en las manos, dolores de cabeza, vomito, mareos.  Teníamos que estar pendiente que nuestra hermana no serrara sus ojos por miedo que amanecería muerta.  Entonces, aquella guagua con Idania no salió hasta que Yris no fue introducida en la patrulla 275”.

Donaida y Yaimara fueron liberadas alrededor de las 10 de la noche y ambas opositoras  se dirigieron a casa del destacado opositor, Jorge Luis “Antúnez”, quien también seguía detenido al igual que su esposa Yris.  Ahí pasaron la noche y entraron en un plantón para demandar que excarcelen sus compañeros de causa.  Permanecieron ahí hasta el dia 27 por la mañana cuando Antúnez al fin fue liberado.  Dos horas después Yris tambien fue liberada.  Donaida cuenta que,  “Yris fue dejada como si fuera un animal. En las condiciones que estaba la tiraron en la esquina de la casa. Ella estaba muy débil, en muy mala situación de salud gracias a la golpiza que le dio ese oficial de la SE que es un terrorista.”

Yris Tamara Aguilera

He vivido una jornada muy intensa y dolorosa.  Yo pensé que la habían asesinado (Yris),” dijo Antúnez con un tono marcado de preocupación pero también firmeza, tras haberse mantenido en huelga de hambre y sed por tres días.  En el momento de su liberación, el opositor de Placetas enseguida mando mensajes de Twitter para informar al mundo que se mantendría en huelga hasta que su esposa regresa a casa.  Cuando regreso Yris, Antúnez mando otra series de mensajes de Twitter donde describía que Yris tenía sangre en su ropa y estaba en un estado muy débil de salud.  “Creo que es un triunfó de la resistencia pero también es muy preocupante lo que ha sucedido,” afirma Antúnez.  “El régimen está dispuesto a matar.  Ya lo hizo con Orlando Zapata Tamayo, ya lo hizo con Juan Wilfredo Soto García, y lo intento hacer este 25 de Mayo con Yris Tamara Pérez Aguilera”.

Mientras tanto, Adriano Castañeda Meneses asegura que a pesar de tanta represión y violencia en contra de ellos, “El Frente va continuar trabajando en la lucha cívica y pacífica para traer la libertad ansiada del pueblo de Cuba para el beneficio de todos los cubanos en cualquier parte del mundo que se encuentren.”  Tras una jornada tan difícil, la opositora Donaida Paceiro opta por no descansar tampoco, declarando, “Ellos nos llaman terroristas pero los verdaderos terroristas son ellos.  Y ese oficial, “El Pesista”  yo, muy responsablemente, lo acuso ante todo los cubanos, ante los organismos internacionales de los derechos humanos, ante de todo el mundo, de ser partícipe de la muerte de El Estudiante, y de casi haber asesinado a Yris Tamara. Y esto no puede seguir sucediendo.”

Antúnez, aunque aliviado en el sentido de que puede estar junto a su esposa, Yris Tamara Pérez Aguilera, advierte que el peligro y la preocupación no cesan ahí.  “El hecho de que Yris esté aquí en casa aparentemente recuperándose no quiere decir que no esté en peligro.  Apenas puede caminar y apenas puede moverse.  Cualquier cosa que le suceda referente a su salud en los próximos días o meses es por culpa de la policía política que la golpearon”.

Nota: Hoy, dia 27 de Mayo, horas después de que este informe fue transcrito, Antúnez informo por vía de Twitter que Yris Tamara Pérez ha continuado sentir fuertes dolores de cabeza y se la entumecido la mejilla derecha.

También informa desde Holguín Luis Felipe Rojas que sigue detenida y en paradero desconocido desde el 25 de Mayo la opositora Caridad Caballero Batista.

Anuncios
Tres opositores de Placetas narran la violencia que ocurrió contra ellos e Yris Tamara Perez

2 comentarios en “Tres opositores de Placetas narran la violencia que ocurrió contra ellos e Yris Tamara Perez

  1. […] Jorge Luis García “Antúnez”, esposo de Yris Tamara, logro romper un cerco policial alrededor de su vivienda junto al opositor Duniel García Ruiz para sumarse a la Marcha, pero ya todas las activistas estaban detenidas.  Cuando intentaron llegar a la unidad policial, también fueron detenidos y deportados de nuevo a sus viviendas.  Luego, Antúnez encontró la manera de llevarle medicinas a Yris en el centro de detención, pero no antes de un enfrentamiento por parte de los oficiales.  “A mi esposo los jefes de enfrentamiento de Placetas no le querían dejar que me diera mis medicamentos, ellos decían que no era medicina, si no alimentos”, conto Yris.  Los oficiales cuales no querían permitir que le llegaran los medicamentos a Yris eran Iván González, alias “Clavo de Línea” y uno conocido como “El Pesista”.  Este último es responsable por las brutales golpizas de muchas mujeres en Cuba, entre ellas Yris Ta…. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s