“Nada me impulsa más que la libertad de Cuba”

Aunque la mayoría de los blogs alternativos Cubanos son escritos desde la Habana, esta tecnología emergente ha viajado por toda la isla, clandestinamente, pero también prósperamente. En la esquina Oriental del país, Luis Felipe Rojas Rosabal se ha unido al movimiento bloguero, lanzando su bitácora titulada “Cruzar las Alambradas”, pero de ninguna manera es novato dentro de la resistencia Cubana.

Nacido en 1971 en el poblado oriental de San Germán, Luis Felipe desafía el extenso control que el gobierno castrista ejerce sobre la ciudadanía. Es escritor, periodista, y poeta independiente y ha publicado varios trabajos en numerosos periódicos digitales independientes. Pero la palabra escrita no es el único método que utiliza Luis para combatir la represión que existe en Cuba y para expresar sus ideales de libertad- también protesta, denuncia, marcha, toma fotografías de sus opresores, ensena a sus compatriotas como usar nuevos medios de comunicación, y forma parte de la oposición pacífica Cubana, cuyo movimiento que le sobra la valentía ya que enfrentan un enemigo brutal y armado. Por actuar de acuerdo de su conciencia, Luis ha sido detenido más de veinte veces.

Luis es padre de familia, y cada vez que actúa de manera contestataria contra el régimen totalitario castrista corre el riesgo de ser encarcelado y de no continuar ver a su hijo joven crecer. Así todo, Luis Felipe Rojas aun continua publicando fotos en su blog de los policías secretos que vigilan a los opositores y sigue informando al mundo a través de sus publicaciones y mensajes de Twitter. Lo que sigue es la historia de cómo Luis Felipe Rojas Rosabal ha cruzado, y sigue cruzando, las alambradas que han sido implantadas masivamente en toda la isla de Cuba:

1) Explícanos un poco a cerca de tus orígenes. ¿De qué parte de Cuba eres y como creciste?

Soy de un pueblecito perdido en el centro de la región oriental de la isla, San Germán, y lo de lo perdido tómalo en todos los sentidos. Según me cuentan mis padres este era uno de los lugares más prósperos del macizo cañero del valle del Cauto, que ha quedado a la deriva luego de la debacle de tantas cosas, lo que se le achaca a la crisis económica y el embargo norteamericano a Cuba y un sin fin de pretextos en los que no se incluyen ni la desidia gubernamental ni la desilusión del pueblo cubano, qué se le va a hacer. Y lo de crecer… no sé. Imagino te refieras a mi devenir, pero creo que con algo más de 1.65 cm de estatura no se haya crecido mucho, si te refieres a lo otro, no he terminado aún. Todos los días me doy el panzazo ‘descubriendo’ algo: la poesía de Antonio Machado, un libro de O’Henrry, un cuento de Maupassant, las cartas de Martí, un bloguer nuevo, at infinitud. Nunca terminamos de crecer. Salté por varias escuelas, becado entre frutales, albergues malolientes y una violencia juvenil que tanto el periodismo como la literatura de ficción de mi país han ‘olvidado’ de manera olímpica.

2) ¿Dirías que en la zona Oriental del país las represalias de parte del gobierno son más fuerte contra los disidentes comparado a La Habana donde se encuentran más prensas extranjeras?

La suerte está echada para todo inconforme en cualquier parte del país. Ya es un mito que si no está la prensa extranjera, entonces hay más represión. Es un mito, una creencia. A las Damas de Blanco las han golpeado salvajemente delante de las cámaras impávidas de la prensa internacional. Lo que pasa es que la patente de corzo para golpear, desaparecer temporalmente a los opositores, enjuiciar de manera sumaria, golpear, golpear y golpear, está ordenada para el interior del país con la pretensión de que las llamas no tomen pradera adentro. También creo, sin ofender a nadie, que hay un tipo de oposición en el oriente del país, por lo que supone otro tipo de enfrentamiento y es lo que ha pasado. Hay aquí una manera directa de ir a protestar frente a un cuartel y no entretenerse en otras cosas, es parte del modus represivo.

3) ¿Cuántas veces has sido detenido por la Seguridad del Estado? ¿Cómo fueron las experiencias?

No llevo un récord minucioso, pero creo que más de veinte, que es insignificante ante mis compañeros en Guantánamo y Santiago o las veces que han sido detenidas Caridad Caballero, en Holguín y Martha Díaz Rondón, en Banes. Los calabozos pestilentes, húmedos y llenos de bacterias son un pequeño adelanto del Infierno descrito por Dante. El calor en Cuba es insoportable hasta en casa, imagina tú en una celda de 3X4 metros con varios detenidos dentro. Cada vez que salgo de una detención así, tengo gripe por días, reforzamiento en los pulmones y otras dolencias. Pero eso es poco ante lo que pasan los que van directo a prisión, es incomparable.

Creo que el objetivo, conmigo, ha sido amedrentarme, detener mis viajes a algún lugar, causar el pánico en quienes me rodean… es un castigo para mis conciudadanos, yo soy lo que les puede pasar a quienes decidan seguir mi camino. El escarmiento no es para mí. Yo, como esclavo, le levanté la mano a mi amo, como decía un personaje ‘telenovelesco’. Pero tengo presente todos los días la frase de Adam Michnik: “El esclavo no negocia”. No ceder me ha supuesto intensos interrogatorios, que me hayan leído varias veces la Ley Mordaza, donde tengo reservadas un par de décadas en las cárceles por decir lo que creo que es la verdad. Todos los días, después de la primera detención, me levanto con la amenaza de las autoridades de mi país de no ver crecer mis hijos o verlos cada 21 días o 45 según la cárcel a donde me envíen y la rebeldía con que decida vivir allí. Pero soy cristiano practicante de todos los días y sé que no va a pasar nada que no esté en las manos de Dios, y nada que me suceda está fuera de su alcance todopoderoso, es un hecho… como una piedra.

4) ¿Por qué decidiste abrir un blog y por qué lo titulas “Cruzar las Alambradas”? ¿Crees que la tecnología ha sido efectiva en combatir la represión que existe en Cuba? ¿Por qué?

Lo del blog fue pura catarsis. Yo escribía para Cuba-encuentro desde 2003, tres años bajo seudónimo y casi tres con mi nombre hasta que decidí continuar con Diario de Cuba. Lo del blog es por zafarme un poco de la camisa de fuerza del periodismo y sus géneros, para mí el blog es más rítmico en el sentido de la vida y eso que no puedo verlo sino cada dos ó tres meses ni puedo intercambiar jamás con mis lectores, no tengo dinero para esos lujos de pagar casi 8 dólares por una hora de Internet varias veces a la semana. Me gustaría responderles a algunas personas, intercambiar criterios, ser atento con personas como tú, ahora mismo llevo más de una semana para responderte este cuestionario, pero la mensajería cada vez más es un tipo de obstáculo dificilísimo de salvar.

Soy un tipo a contracorriente todo el tiempo, por eso lo de cruzar las alambradas, lo de pisar terreno minado, lo de ir más allá de las voces gubernamentales (sin afectar al ciudadano, a mi prójimo). La tecnología ha sido primero una herramienta usada por el régimen castrense y castrista para reprimirnos y coartarnos la libertad. Después unos las pidieron prestadas y no las prestaron a nosotros ‘por debajo de la mesa’, hasta que muchos atrevidísimos las tomamos por nuestra cuenta y aquí estamos fotografiando violadores de los derechos humanos, relatando la vida de los activistas prodemocráticos, en fin, componiendo pedazo a pedazo ese “puzle” [rompecabezas] cubano que somos todos: opresores y oprimidos. La efectividad del ciber-activismo, del móvil-activismo y la blogósfera alternativa han sido efectivísimas contra la dictadura militar de los hermanos Castro. Háganse esta pregunta: ¿No quisieran las autoridades desaparecernos de cuajo o volvernos a su favor a todos los chicos inconformes? Eso lo explica todo. Ni somos bienvenidos ni nos aceptan porque sí, es porque no tienen más remedio.

5) Varias veces has capturado en fotografías los rostros de miembros del G2 que vigilan las casas de los opositores. Por favor explícanos porque decides hacer esto y cuáles han sido las consecuencias. ¿Has sido amenazado por algunas de estas personas por tomarle fotos?

Sencillo, mi compromiso conmigo mismo y con los que me antecedieron en esta lucha es que no quede un violador impune. Yo dejé mi carrera literaria (la posibilidad de publicar cómodamente ficción y poesía en mi país) por asumir este tipo de testimonio que se lo va a llevar la marea de los años, el riesgo es mío. Pero al violador hay que señalarlo, que lo juzguen los demás, o Dios lo perdone, pero que todos sepan quiénes son y qué hacen. Las amenazas verbales de los represores de la policía política nunca falta, ellos no necesitan pretextos, pero sí, me han explicado que fotografiar a un militar en sus funciones puede costarme una decena de años de prisión: ¿y qué? No público mis fotos a cambio de dinero o influencias, la democracia de Internet me permite no tener que darle cuenta más que a mi código de ética, mis lectores y un puñado de amigos. Nada me impulsa más que la libertad de Cuba. Las amenazas no siempre vienen de forma explícita, a veces me detienen 13 horas en un cuartel de policías, junto a personas violentas, dipsómanos, pederastas y ladrones, y no tienen que decirme nada más, me liberan y eso también lleva un mensaje por parte de ellos.

6) Cuéntanos un poco a cerca de la oposición en Oriente. ¿Cuáles son los métodos de manifestaciones y que suele suceder después de estas demostraciones?

Creo que el bicho de la desobediencia civil ha prendido su llama por estas provincias, ¿Como quisiéramos?, no, pero algo se hace. Hay una regla que todos hemos entendido y es el tipo de guerrilla pacífica urbana, vaya te regalo el término. Protestar frente a una unidad policial, en el portal de una vivienda, en las calles, eso molesta al Jefe, lo sabemos y a menos que se comporte diferente lo seguiremos haciendo. Ya hemos notado qué dedo no le gusta que le pisen y se lo vamos a aplastar: denuncias contra militares violadores de los derechos humanos, funcionarios corruptos y de vida licenciosa y cualquier modo de apartheid.

Detienen temporalmente a los muchachos, los encarcelan también, golpean a las mujeres, pero nada de eso es el remedio contra este deseo de ser libres. Ya es una puja en donde nunca más perderemos de vista al contrario. O se apartan o nos tendrán como insectos molestándoles la existencia todos los días, nos hemos convertido en aguafiestas profesionales, constantes.

7) ¿Cuál fue el impacto de la muerte de Orlando Zapata Tamayo entre la población en general y entre los opositores en Oriente? ¿Cómo ha sido el apoyo a Reina Luisa Tamayo, madre de Orlando Zapata?

Hay un hecho irrefutable: el régimen sobrevaloró a Zapata, no lo creyeron capaz de ir hasta el final. Lo tomaron por un tipo sin crédito ni principios y se equivocaron, fíjate como no quisieron llevar el caso de Fariñas hasta el final. Nosotros advertimos un mes antes que se moría o cedían las autoridades y actuamos en consecuencia, se organizaron algunos piquetes de protesta, tanto acompañando a Reina Luisa como de manera individual y el resultado fue la golpiza a los activistas de todo Oriente en Camagüey, las prisiones preventivas y otros tipos de detención. Pero la gente común está bastante alejada del lenguaje de las huelgas de hambre, los plantes y esas maneras de protestar. Son 52 años casi de desinformación. Yo mismo he tenido que explicarles mil veces después que no era un delincuente, que era un opositor, o que ese no es el punto de discusión, porque si mañana un preso por robo decide exigirle a las autoridades mejor alimentación y condiciones de vida y las autoridades no se las conceden y lo dejan morir, son tan asesinos como con el caso de Zapata, que sí es una causa política.

El dolor ha sido doble, haberlo conocido a través del teléfono, de sus denuncias, del relato de los presos que salen y cuentan cómo fue, y enfrentarnos a la campaña de descrédito del régimen y hasta de presidentes como Lula [Brasil], remueve las llagas, pero ahora sabemos que nos ha puesto altísima la varilla a saltar. Hay una verdad irrebatible, Zapata jugó a ganar siempre y le costó la vida esa victoria.

8.) ¿Alguna vez has sentido temor al denunciar públicamente las acciones represivas del gobierno totalitario castrista?

Temor sí, cobardía nunca. No soy una persona cobarde. Soy un tipo que ha leído cientos de testimonios sobre el horror en las cárceles, ‘accidentes de tránsito’, pedradas en la noche, jeringuillas al olvido en los hospitales. Hay mil maneras de que un día me ejecuten extrajudicialmente, me lo dejó saber un oficial del G2 un día, como de soslayo y sé que es posible. Eso depende de la denuncia que estoy dando: yo no redacto pensando en cuantos años me puede costar cada línea, cada lead noticioso. Ellos no necesitan ningún pretexto, pero no soy un ingenuo que se va a asustar el día en que me encierren definitivamente. Tengo miedo a dejar de ver a mis hijos y a mi madre por una rabieta de un jerarca, miedo a no leer semanalmente un buen libro, conversar por teléfono con mi amigo Jorge Olivera Castillo, comentarle el último chiste a los socios del barrio… el que no tenga miedo a ‘irse del aire’ y seguir denunciando a la dictadura pues que venga y me lo cuente en mi cara. Pero fíjate bien, ese miedo no me paraliza, estoy todo el tiempo en una especie de fiebre alta, pero sigo, no estoy acalambrado. Soy un hombre que disfruta una buena cerveza porque nunca he probado un vaso de vino de marca; me encanta el cine, el aire fresco, la vida con mi mujer, discutir de pelota, fútbol y política, un tipo común y corriente y no un poeta encerrado en un cibercafé o una oficina gubernamental.

9) Has enseñado a varios amigos opositores como usar tecnologías como un blog e un twitter. ¿Ha sido efectivo?

Les he facilitado lo que me han cedido otros y he aprendido en el acto. Les he gastado sus únicos ahorros intentando su cuenta en twitter y al final nos hemos dado cuenta de un error, ja, ja, ja. Pero sí les he mostrado cómo arreglar los efectos de una pequeña cámara digital para tomar fotos a través de una ventana, cómo escribir más rápido a máquina para que no lleven copias en papel a un cibercafé o sitio donde no pueden llevar memory flash. Les he mostrado como hacer una edición digital de una pequeña publicación, me he trasladado 200 kms para que cuatro muchachos y muchachas se convenzan de las bondades del periodismo digital y dejen las viejas maneras porque por ahora no hay periódicos impresos en la oposición, por lo menos de manera masiva. ¿Que tú crees, ha sido efectivo eso?

10) En tu post titulado “Doctrina, Cuna, y Pan” expresas tus inquietudes sobre la doctrina revolucionara que tu hijo recibirá en la escuela. ¿Cuáles son las ideas que tratan de implantar en las mentes de niños del segundo grado?

Es una mente virgen aún, y cando él pueda decidir, que lo haga, pero ahora soy el responsable y no me gusta que estén hablándole todo el tiempo de un revolución que no conoce, de guerra, de gente que murió sabe Dios en qué circunstancia o pensando qué cosas. Me preocupa y me molesta que le metan en la cabeza más el odio a su supuesto enemigo que el amor a sus amiguitos del barrio. ¿Qué enemigos puede tener mi hijo de siete años? ¿Qué preparación ideológica puede tener? ¿Qué ‘ismo’ tiene que salvar a esta edad? Eso es lo que denuncio. Intentan hacer máquinas de odio, pero para eso estamos nosotros en casa, para enseñarlo a ser diferente, si no podemos hacerlo un hombre mejor, por lo menos intentaremos hacerlo diferente al odio y la memoria de una guerra que nunca ha venido.

11) ¿Como padre de familia, como le enseñas a tu hijo sobre el bien y el mal mientras en la escuela lo tratan de adoctrinar para que sea “como el Che, y que odia al enemigo”?

Es fácil, solo hay que descubrir que existen la caridad, el compartir, la tolerancia, normas de urbanidad, hablar bajito, ceder el paso a las damas, ayudar al necesitado sin esperar nada a cambio, no mentir, no hablar demás, no callar por miedo. No es nada que hayamos inventado en este siglo, se lo enseñaron a mis abuelos que vinieron de Canarias y el Calabar, a mi madre y a mí. Que yo no lo haya practicado todos los días ya es otra cosa, por imperfecto y ser humano que soy, pero son normas que están ahí, al alcance de cualquier familia y no rebajan a nadie. En mi casa hacemos una parte.

12) ¿Tienes algún mensaje para los Cubanos que se encuentran exiliados?

Sí, no desesperen por el día de la libertad. Nadie sabe cuánto nos llevará. Soy optimista y pienso que no tarda mucho, ya hay signos visibles, pero no podemos ser triunfalistas. Solos no podemos los de adentro y este país es de todos, lo que salieron a paseo un día y los que estamos aquí. Cuba es una gran casa: de aquí nadie se ha ido, de aquí han botado a la gente, pero cuando el mandamás pierda el sillón, habrá una ley para que regresen todos, definitivamente o por un día.

13) ¿Te sientes optimista sobre el futuro de Cuba?

Optimista, sí. Sueño con despertarme y estar en una Cuba diferente: mejor o peor, pero será otro camino a emprender.

Y gracias por este espacio.

“Nada me impulsa más que la libertad de Cuba”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s