Archivos en la Categoría: Maximiliano Sánchez

Sexto Domingo de Brutalidad: Opositores “no van a parar”

Marta Díaz Rondon y Caridad Caballero Batista

A pesar de que varios titulares han querido distraer la atención internacional sobre Cuba, el domingo 28 de agosto constituyo el 6to domingo consecutivo en donde decenas de opositores- en su mayoría mujeres- han sido violentamente atacados por las fuerzas del régimen imperante. Y, cada día que pasa, los métodos de represión son mas ‘sofisticados’.

Esta vez, los actos de odio comenzaron el sábado, cuando disidentes intentaban llegar a Palma Soriano para luego asistir la catedral de Santiago y marchar con Las Damas de Blanco el siguiente día. Temprano, a las 8 de la mañana, Caridad Caballero Batista y Marta Díaz Rondon se encontraban en un carro rumbo a Palma Soriano, llegando a Bayamo. Al arribar a esa ciudad, las mujeres se dieron cuenta que ya se encontraban estacionadas varias motocicletas y carros patrulleros de la Seguridad del Estado y de la Policía Revolucionaria. Fue entonces que los agentes hicieron parar el carro donde se encontraban las opositoras. Alrededor de 15 militares se apegaron y caminaron hacia el vehículo.

Luego de parar el carro bruscamente,” cuenta Díaz Rondon, “nos arrastraron hasta tirarnos dentro de carros patrulleros. Me pusieron a mí en uno, y Caridad en el otro”. Dentro del carro ambas mujeres fueron golpeadas al igual que insultadas. Caridad Caballero destaca que sufrió varios golpes violentos, incluyendo un piñazo que le partió los labios. “El que me dio en la boca fue un hombre, un policía bien alto y corpulento, luego de darme en la boca me dijo que me iba ‘desnucar’”, explica.  La opositora también fue ahorcada y sufrió una fractura en un dedo de la mano.

Entonces fueron conducidas a un centro policial de Bayamo, donde fueron “de nuevo arrastradas por todo el piso hacia una oficina”, para ser amenazadas e interrogadas. “Nos estaban haciendo llaves en el cuello”, señala Marta Díaz Rondon, refiriéndose a una técnica de artes marciales donde los atacantes agarran a sus víctimas por el cuello. Y con esas mismas ‘llaves’ fueron arrastradas varias veces por escalones, subiendo y bajando de nivel de pisos para entrar en varias oficinas, mientras las mujeres se lastimaban en la espalda, en los mulos, los brazos, y el cuello.

Luego de estar unas horas en ese centro policial, los funcionarios decidieron que querían chequear que las opositoras no cargaban nada de importancia con ellas. Por eso, varios dirigentes hombres dieron la orden a policías mujeres para que le bajaran la ropa. “Nos querían desnudar frente los hombres, mientras nos gritaban palabras tan feas que da hasta pena repetirlas”, explica Rondon. Caballero agrega, “Los hombres estaban haciendo unos gestos con los dedos mientras mandaban que nos quitaran los pantalones, decían que nos iban hacer cosas con los dedos, se agarraban los testículos, y usaron palabras feísimas”.

Caballero Batista y Díaz Rondon entonces fueron trasladas para un centro de instrucciones en Holguín donde las mantuvieron dentro de un calabozo cual Rondon considera que se encontraba en condiciones infrahumanas. “Era una celda completamente tapiada, hecha de concreto, con un olor terrible a orine. Un lugar donde no se sabe ni si es de día o de noche afuera”, explica. En Holguín, les entregaron cartas de advertencia que decían que cometieron actos de desorden. “Pero nosotros no causamos desorden”, declara Díaz Rondon, “el desorden lo hicieron ellos que nos golpearon y maltrataron. Nosotros solo somos mujeres pacificas, armadas con nuestros gladiolos y nuestras palabras, reclamando la libertad de los presos políticos cubanos”.

Permanecieron en ese centro de detención hasta la mañana del domingo 28, cumpliendo 24 horas de detención.

Tropas antimotines, gases lacrimógenos, arrestos con violencia

José Daniel Ferrer García

Mientras tanto, Palma Soriano fue otra vez escenario de una escalada de violencia contra Damas de Blanco, otros opositores, y vecinos solidarios, como lo ha sido durante casi todo los domingos de Julio y Agosto. 13 Damas de Blanco intentaron salir de la vivienda de Aimee Garcés Leyva para asistir misa pero fueron impedidas por fuerzas gubernamentales. Ahí comenzaron a recibir golpes y fueron también montadas en un autobús. Entre ellas estaban Tania Montoya, Belkis Cantillo, Aimee Garcés, y Berta Soler, quien viajo desde Matanzas para solidarizarse con sus hermanas orientales. José Daniel Ferrer García, quien ha estado reportando todo los hechos ocurridos desde su cuenta de Twitter, advirtió sobre la posibilidad de que Tania Montoya, tras una golpiza tan feroz, “posiblemente ha sufrido una fractura en su brazo”.

Ferrer García también denuncio que militares atacaron con gases lacrimógenos la vivienda de Marino Antomarchi, donde se encontraban reunidos 26 opositores, al igual que la familia de la casa, entre los miembros una niña pequeña de apenas 2 años. “Estaban asfixiando a las personas que se encontraban dentro. La niña pequeña hubo que sacarla por la ventana del patio. Entonces arrestaron uno de los disidentes, mientras los otros 25 permanecieron dentro y las tropas continuaban lanzando los gases”. Ferrer, al igual que Luis Felipe Rojas, luego mandaron mensajes de Twitter urgente reportando que tropas antimotines, con escudos y armas largas, habían entrado al pueblo y habían invadido a la vivienda de Antomarchi, arrestando varios hombres y mujeres con una violencia desmesurada. En la mañana de lunes de 29 de Agosto Luis Felipe publico un tweet denunciando, “Decenas de arrestos, allanamientos y activistas lesionados fue el saldo del dantesco espectáculo de tropas antimotines en Palma Soriano”.

Varias viviendas en la zona fueron cercadas por policías, incluyendo las de Raudel Ávila y Tania Montoya, y la de Maximiliano Sánchez en Palmarito de Cauto. Ferrer García denuncio que los policías que estaban cercando las casas estaban armados “hasta con palos”.

La solidaridad entre los vecinos no se hizo esperar. “Un joven del barrio, ya molesto de estos abusos” narra el ex prisionero de conciencia, “salió de su vivienda y grito ‘Abajo Fidel’ y rápidamente fue golpeado y arrestado”. Ha sido otra muestra de cansancio ante de tanta violencia, de solidaridad con la resistencia cubana. Domingo tras domingo, la violencia contra los opositores ha incrementado y cada vez vecinos que no son opositores salen a defender a los reprimidos y en la mayoría de los casos son atacados o arrestados. Cada vez se suman mas, ya sea en el Oriente cubano o en otras provincias- como se pudo ver con la protesta en el mercado de Cuatro Caminos en la Habana, encabezada por Ivonne Mallesa Galano y a Rosario Morales Darrosa, donde mas de 300 ciudadanos de a pie tomaron parte.

Golpes, empujones, pedradas, arrestos, amenazas, tortura con perros pastores alemanes, y gases lacrimógenos forman parte de la maquinaria represiva que ha estado aplicando la dictadura cubana contra la resistencia no violenta. “La situación sigue bastante tensa”, narra Ferrer García, “y va continuar de esa manera porque los nuestros mantienen su actitud firme y decidida de protestar pacíficamente contra la violencia que esta poniendo en practica la policía política de la dictadura de los hermanos castro”.

Por su parte Marta Díaz Rondon declaro, “Ellos piensan que dándonos golpes nosotras vamos a coger miedo, pero no va ser así. Vamos a seguir saliendo a las calles y desfilando hasta que en Cuba haya libertad y no exista un solo preso político“.  Según ella, los opositores no tienen miedo, “mas bien los represores son los que tienen miedo porque saben que el día cuando se sumen mas personas a la resistencia y que Cuba sea libre ya viene llegando”. Mientras tanto, Caridad Caballero reitero la misma persistencia y afirmo su fe en la victoria, “Ellos no quieren que nosotros sigamos pero nosotros vamos a seguir. Nos tendrán que matar pero nosotros no vamos a parar”.

A pesar de la valentía que demuestran estos opositores y tantos otros que sufren hostigamientos violentos no solo cada domingo, pero cada día, y no solo en Oriente, pero en toda Cuba, el nivel de represión practicado por el régimen es alarmante. Cada vez aplican métodos nuevos, más peligrosos, como es el uso de gases lacrimógenos y tropas antimotines. En estos días, la memoria de cubanos dignos que dieron sus vidas en aras de lograr la libertad como Orlando Zapata o Pedro Luis Boitel, están más presentes que nunca. Cuba no necesita otros mártires, pero si así tiene que ser existen opositores que están dispuestos a tomar esa antorcha. Pero es nuestro deber, los cubanos que estamos afuera, de prevenir otro desenlace fatal. Nosotros, al igual que la prensa internacional, no debemos ignorar lo que sucede dentro de la isla.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36 seguidores