Archivos en la Categoría: Mary Jo Porter

Traduciendo voces cubanas disidentes

(Muchísimas gracias a Ernesto Busto de Penúltimos Días por su traducción al español)  

Mary Jo Porter es una norteamericana que vive en Seattle. Cada día, cuando se levanta, se va a trabajar como asesora de transporte. En los momentos en que no está trabajando, concentra sus energías y su talento en brindar una enorme ayuda a los disidentes cubanos, especialmente los bloggers independientes, siempre desde su laptop en Seattle. Mary Jo, o Maria, como le dicen sus amistades cubanas llama su amiga cubana, es la responsable de la traducción al inglés del mundialmente famoso blog de Yoani Sánchez, Generación Y. Además de ayudar a hacer viajar un poco (o bastante) la voz de Yoani, ella también traduce los blogs Octavo Cerco, de Claudia Cadelo, Desde aquí de Reinaldo Escobar, y muchos otros.

Junto con varios amigos y voluntarios, María ha ayudado a montar Hemos oído, un sitio web en donde cuelga los posts de los miembros de la blogosfera alternativa cubana y permite a cualquiera que así lo desee traducir voluntariamente estos blogs a otros idiomas: inglés, francés, y alemán, por ejemplo. Porter es un ejemplo de la importancia y la eficacia derivadas de la solidaridad con la causa cubana. Ella es una de los muchos no-cubanos que han decidido diseminar las evidencias de la realidad cubana en todo el mundo, no por dinero ni por razones políticas sino desde la la bondad de su corazón y su simpatía por la lucha de los cubanos por la libertad.

Recientemente, los posts de Yoani han sido recopilados en un libro, Havana Real. Lo que sigue es la historia de Mary Jo Porter —“Maria”— y de cómo se implicó con Cuba, así como lo que piensa sobre este libro, la blogosfera cubana independiente y la realidad de la isla:

PDLI: Usted es la traductora de Yoani al inglés. Sabemos que Yoani es cubana. Usted es una americana de Seattle. ¿Qué la inspiró, en tanto no cubana, a encargarse de esta tarea?

MJP: “Inspiró” es probablemente la palabra equivocada, fue mucho más accidental que eso. Brevemente, la cadena de acontecimientos que me llevó a traducir el blog de Yoani es ésta:

A finales del 2007, un amigo canadiense, Chris DeMarco, me invitó a visitar Cuba para ver a su hija Jenny que estaba trabajando en La Habana para una NPO canadiense. Dije que sí y me metí en Google para buscar información sobre la isla (rezando para que Dick Cheney no hubiese puesto una alerta cada vez que yo escribía “Cuba” en mi buscador). Leí el blog de Yoani en inglés y quedé cautivada de inmediato, como mucha gente, por su escritura, su punto de vista, su voz. Cuando regresé de Cuba, por supuesto, ya era una obsesiva con los asuntos cubanos — ese país cautiva a los incautos— y el blog de Yoani se convirtió en el principal alimento de mi obsesión.

Dos meses después, el blog dejó de salir en inglés, pero yo seguí batallando con los posts, confiando en el traductor de Google, sacando todo lo que podía. Luego de una semana o dos que no aparecieron más posts en inglés, me dije a mí misma “alguien debería hacerlo”. Yo ya yo tenía siete años de francés, dos años de latín y cinco semanas de español, “¿Qué puede ser un poco más de español?” —pensé. Envié a Yoani mis primeras y patéticas traducciones, y ella me envió la contraseña del sitio en inglés.

PDLI: Pero si usted no sabe español, ¿cómo puede traducir el blog?

MJP: La respuesta corta es que no puedo. Lo cual resultó ser algo bueno en todos los sentidos. Condujo a todo lo que vino después, incluida HemosOido.com, TranslatingCuba.com y la ayuda de literalmente cientos de voluntarios.
Si yo hubiera sabido español probablemente me habría ocupado de traducir el blog y ese hubiera sido el fin de la histora: el blog de Yoani en inglés. Y por supuesto, si Yoani hubiera sabido inglés entonces se habría reído de mis primeros esfuerzos (y le hubiera mandado la contraseña a otra persona); ese habría sido otro fin de la historia.

PDLI: Pero, ¿cómo se las arregla para traducir?

MJP: Yo sabía lo que no podía hacer pero pensé que podía encontrar ayuda para hacerlo, y colgué un aviso: “Este blog es el trabajo de traductores voluntarios. Por favor, ayúdenos”. Ojo con el plural “traductores”. Un día después, era cierto.

La gente me mandó emails desde todas partes del mundo. Editaron mis precarios esfuerzos, me explicaron el argot cubano, corrigieron la gramática, aclararon malinterpretaciones y así empezamos a funcionar. Al principio, hubo una co-traductora, Susana Groves, que en realidad sabía algo de español; ella trabajó estrechamente conmigo hasta que tuvo que dejarlo a un lado para trabajar en las elecciones del 2008. Todavía dependo enormemente de la ayuda de otras personas, a pesar de que he estado haciendo esto durante más de tres años.

PDLI: ¿Puede contarnos un poco más acerca de HemosOido.com y TranslatingCuba.com?

MJP: Además de Generación Y había muchos otros buenos bloggers en el mismo dominio desdecuba.com —y yo también quería traducirlos. A medida que mejoraba mi español, agregué el blog de Reinaldo Escobar, Desde aquí, y luego otros, y cuando la gente me escribió ofreciendo ayudarme yo fui tomando nota de aquellos que habían “venido para quedarse” y seguían pidiendo hacer más cosas.

Algunos eran gente como Norma Whiting, que vino de Cuba cuando era una adolescente y ahora traduce el blog de Miriam Celaya, o Regina Anavy, una norteamericana que cortó caña en Cuba para ayudar a la Revolución, pero que ahora ayuda a los cubanos de otras maneras. Hay tanta gente que sería imposible nombrarlos a todos, pero esos son dos ejemplos de personas que “vinieron para quedarse.”

Mientras tanto, Yoani y compañía comenzaron la Academia Blogger y nosotros simplemente yo no podíamos seguir el ritmo. Había grandes blogs como Octavo Cerco de Claudia Cadelo, Lunes de Post-Revolución de Orlando Luis Pardo Lazo, el blog que los presos políticos de la Primavera Negra escribían (o dictaban) desde prisión, Voces tras las rejas; Cruzar las alambradas de Luis Felipe Rojas, los blogs de Laritza Diversent, Iván García, Regina Coyula, Ángel Santiesteban, Rebeca Monzó y la lista sigue. Y estaban algunos de los primeros bloggers, como Dimas Castellanos y Miguel Iturria Savón, a los que yo quería traducir desde hacía tiempo.

Sentí que necesitábamos mostrar que el agotamiento del “proceso revolucionario” con la subsiguiente carencia de derechos humanos no era sólo el sueño raro de unas pocas personas equivocadas. Y era obvio que necesitábamos una manera más eficiente de cosechar las energías de mucha gente que tenía tiempo para ofrecer, aunque no toda su vida. Y queríamos que las traducciones reflejaran las diferencias de opinión entre los bloggers, la pluralidad de voces. Así que con la ayuda de mi amiga (desde 4to grado) Karen Heffner Chun hicimos una prueba en el blog de Yoani que hemos llamado “Experimento de Traducción Cooperativa.” No podemos colgar las entradas lo bastante rápido, de tantas que son las personas que desean ayudar.

Karen luego tuvo la idea de crear un sitio aparte, y ella programó y creó lo que hoy es HemosOído. Las personas que trabajan en otros idiomas también querían participar, así que ahora tenemos cuatro idiomas y la esperanza de añadir más. TranslatingCuba.com fue creado para que la gente no quería revisar más de 30 sitios y podían, si querían, leer todos los blogs en un solo lugar.

PDLI: Sus posts traducidos han sido publicados en el libro más reciente de Yoani, “Havana Real”. En el prólogo usted dice que viajó a Cuba y sintió el peso del estado totalitario”. ¿Qué significa eso?

MJP: Debo decir algo acerca de mi percepción sobre Cuba “antes y después”. En la “vida real” mi trabajo y mi contexto no tienen nada que ver con Cuba —soy consultora de transporte— y aunque estoy bien lejos de ser apolítica, Cuba no estaba realmente en mi radar cotidiano. Mis primeras impresiones de Cuba no fueron del todo malas, aunque recuerdo haber sentido mucho miedo durante la Crisis de los Misiles en Cuba, pero le eché la culpa a los rusos, no a Fidel. Sin embargo, tras haber alcanzado la mayoría de edad durante las luchas por los Derechos Civiles aquí en el país y en la época de la guerra de Vietnam, no me era difícil imaginar que alguien pudiera tener una idea mejor.

Dicho esto, no soy estúpida y 40 años más tarde no me hacía ilusiones acerca de una persona que se ha perpetuado en el poder durante medio siglo. Pero si pensaba en Fidel de alguna manera, era como un psicópata con ilusiones de grandeza, pero un psicópata casi “bien intencionado,” si es que pueden mezclar esos conceptos en la mente. Es interesante que al Che Guevara, que sigue siendo un héroe para tanta gente, siempre lo consideré alguien medio loco y obsesionado consigo mismo. Sentía que Fidel al menos se había quedado y “trabajado” mientras el Che revoloteaba, como una especie de celebridad del jet set “revolucionario.” Debo mencionar, para aquellos que no han viajado a Cuba, que había estado menos de 24 horas allí cuando ya había rebautizado al país como “El lugar del Che en todo lugar y todo momento”, era ridículo.

Pero lo que me llevó realmente a “ver la luz” o en este caso “la oscuridad” fue llegar a Cuba y subir las escaleras de nuestro hotel. En la puerta había dos corpulentos porteros alejando a los cubanos. Y por supuesto, Jenny inmediatamente me dio las claves, como hicieron también los cubanos con los que hablé. Y como usted sabe, tan sólo una pequeña parte del horror consiste en cosas escandalosas, la mayor parte consiste en el desgaste y agobio permanentes de la gente que vive toda su vida controlada por un dictador. Una vida de desgaste en la que acabas en una tumba y aún no eres libre.

A pesar de lo que la gente piensa, los cubanos realmente no se quejaron conmigo de las carencias materiales, sino de la falta de libertad. Se quejaron del pequeño pero asfixiante control de las autoridades locales. Yo sólo conocítres comunistas todo el tiempo que estuve allí.Eso fue todo. ¡Y uno de ellos era un norteamericano!

PDLI: ¿Por qué usted cree que tantos norteamericanos (y otros) tienen una concepción equivocada sobre la realidad cubana? Cómo “Havana Real” puede ayudar a romper estas percepciones?

MJP: Déjeme comenzar por decir que, me gusta pensar, si Yoani ha conseguido algo es que ha reducido al menos en una pequeña fracción la cantidad de camisetas del Che Guevara en el mundo.

Lo que hace Yoani es hacer que la gente vea con claridad. Más que quejarse sobre déspotas o sistemas políticos, ella relata con calma las historias de la vida cotidiana. Lo que es un vivir en un país fallido con un dictador todopoderoso. Lo que significa para el desayuno, almuerzo y cena. Lo que significa para tu hijo en el colegio, tu abuela en el hospital, tu familia separada por un océano. Las mismas historias que escuché en las calles y en los salones de Cuba pero que no son contadas de forma tan directa y poderosa más allá de la Isla.

Para gente como yo, nacida y educada con los derechos y la democracia incrustados en nuestros huesos, que cree, junto a Anne Frank que “la gente es en el fondo buena,” es muy difícil captar que alguien que dice que quiere tener lo que nosotros queremos… “libertad y justicia para todos”… pueda ser realmente malo. “Havana Real” nos quita las anteojeras.

El régimen cubano ha hecho un excelente trabajo creando sus propios mitos: envileciendo a Batista y el papel de Estados Unidos en Cuba, y regalándonos con sus triunfos educativos y sanitarios. Desde luego no mencionan nunca que aunque todo el mundo en Cuba pueda leer, no se le permite leer nada sino toda la basura de Che todo el tiempo aprobada por el régimen; todo lo demás está censurado.

El comunista americano con el que me encontré en Cuba se lanzó a las estadísticas sobre la mortalidad infantil (baja) y la supervivencia (alta). Pero las vidas individuales no son estadísticas, las emociones no son estadísticas, los derechos humanos son violados sobre la carne no en páginas estadísticas. Yoani y los otros bloggers rellenan los detalles acerca de lo que pasa a los cubanos entre el momento en que sobreviven a la infancia y el final de esas largas vidas. Es realmente la “banalidad del horror.”

Creo también que Yoani comprende, auténticamente comprende, lo que una nación libre y democrática requiere, aunque no viva en una. Comprende la necesidad de tolerancia hacia aquellos con los que no está de acuerdo, de la pluralidad de voces. Honestamente, aparte de abrir mis ojos respecto a Cuba me ha hecho una persona más tolerante respecto al espectro político aquí en casa. Pensando en gente con la que estoy claramente en desacuerdo, ahora la veo y agradezco el vivir en un país en el que ellos y yo podemos vivir bajo un mismo gobierno, libres de expresarnos, libres de lucha por nuestras creencias, en un marco de leyes y derechos que protegen los puntos de vista de las minorías.

PDLI: En sus propias palabras, por favor explique la blogosfera cubana. Qué podría decir que representan estos bloggers para Cuba, y que representan para usted? ¿Diría que este fenómeno ha sido exitoso?

MPJ: Cuando hablo de la blogosfera independiente cubana, prefiero pensar que ellos, y todos los que hoy resisten al régimen en tan diferentes maneras, representan las semillas de una sociedad libre y democrática.

Para mí, el mensaje más fuerte que he obtenido de todos los cubanos de la isla que resisten, es que los cubanos que viven en la isla son completamente capaces de volver a crear su propio país. De reconstruir su propio país. Tengo una confianza muy grande en el futuro de Cuba, y miedo en ocasiones también, por supuesto, porque no será fácil, pero mayormente mucha confianza.

¿Han tenido éxito los bloggers? Creo que defino su éxito en el hecho de que despiertan cada mañana y siguen adelante. Creo que eso es éxito. Es un cliché, quizás, pero para mí ellos representan el éxito del espíritu humano.

PDLI: Has estado haciendo esto por más de tres años. ¿Te has cansado? ¿O lo seguirás haciendo?

MJP: Lo que me da mas dificultades explicarle a las personas es que, honestamente, no hago esto por Cuba, o mejor dicho sólo lo hago por Cuba en la manera mas remota. “Cuba” no es el pensamiento que me levanta en las mañanas.

Lo que me levanta en la mañana es mi amistad, y mi amor se puede decir, por blogueros individuales. A pesar de que no he conocido ninguno personalmente y aunque no puedo mantener un contacto extenso con la mayoría de ellos — principalmente porque ellos no tienen suficiente acceso a internet— me siento muy apegados a ellos, hasta con los que apenas me “conocen”, personas con las cuales quizás he intercambiado sólo unos cuantos correos electrónicos.
A través de sus palabras se abren y nos dejan a todos entrar en sus vidas. Me resulta imposible no hacer algo, aunque sea pequeño, para ayudarlos individualmente. Ellos trabajan tan duro, se arriesgan tanto, pagan un precio altísimo, y a la misma vez regalan su talento al mundo por medio de sus palabras y fotos, sus fuerzas, coraje, y resistencia.

Comencé hacer esto porque Yoani es una mujer joven, una mujer de la misma edad de mi hija que necesitaba la ayuda de alguien que hablara inglés. No puedo hacer nada concreto para mejorar su vida. Pero sí puedo hacer algo intangible —puedo ayudar a que su voz resuene más lejos. Y pienso que eso es algo muy poderoso.

Puedo dejarle a todos los blogueros, y todos los que resisten, saber algo: alguien está prestando atención, alguien está mirando, alguien sabe lo que les sucede a ustedes. Aunque estén solos frente de sus computadoras o encerrados en una celda, no han sido completamente abandonados. El mundo SÍ está prestando atención. Y están prestando atención a las personas que los amenazan y golpean.

Los blogueros representan la habilidad del individuo de decir “No”, el casi inimaginable valor de algunos individuos para pararse y decir “no, yo no, me niego a participar”. A todos nos gusta pensar que, puestos en el lugar de ellos, actuaremos de esa forma. Pero la mayoría de nosotros también sabemos que en realidad eso no es muy probable.

Más que todo, lo que espero que representen es la naciente sociedad libre, las semillas de la democracia, derechos humanos, y libertad para esa isla.
Pero para mí, representan mis amistades.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36 seguidores