Archivos en la Categoría: Marcha Nacional por la Libertad Boitel/Zapata Viven

Tras detención brutal, José Daniel Ferrer García afirma que la lucha sigue

Tras 10 días de detención arbitraria por participar en el reinicio de la Marcha Nacional Boitel y Zapata Viven, el ex preso político José Daniel Ferrer García narro su experiencia durante su violento arresto y durante su estancia forzada en calabozos de condiciones infrahumanas.

La detención ocurrió el dia 2 de Diciembre en Palma Soriano, durante el segundo dia de la Marcha Nacional en esa región.  El dia anterior la marcha se efectuó en Guantánamo y hubo 35 detenciones de opositores.  En Palma Soriano, cuenta José Daniel Ferrer, “logramos concentrar 49 activistas. Los otros fueron detenidos en las afueras de la vivienda donde estábamos reunidos cuando trataban de entrar”.

A pesar de los arrestos, Ferrer destaca que burlaron los operativos de los policías locales porque por dos días iban llegando opositores a la vivienda, poco a poco, desde Contramaestre, Santiago de Cuba, San Luis, Palmarito de Cauto y otras regiones.  Ángel Moya se llego en representación de la Unión Matancera.    “Cuando los oficiales se percataron de esto,” narra Ferrer, “montaron un amplio operativo con mas de un centenar de uniformados, mas de una decena de policía políticos entre jefes y colaboradores y cerraron las calles y cercaron la vivienda”.

Rápidamente, los oficiales del régimen ubicaron dos ómnibus cerca de la casa.  El activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) subrayo la ironía e hipocresía del uso de estas guaguas, pues eran las que “fueron introducidas por el grupo ‘Pastores por la Paz’ para, supuestamente, noble causas y usos sociales”.  En vez, los represores le dieron uso a las maquinas para oprimir al pueblo cuando salió el grupo anti-castrista a las calles.  “Usaron las guaguas para trancar las calles y para montarnos a la fuerza”.  El grupo de activistas fue divido entre ambas guaguas e incluso fueron golpeados encima de ellas.

En mi caso a mi me dieron mucho pero con menor fuerza en comparación a Ángel Moya,” relata Ferrer, “me dieron puñetazos, con las manos abiertas, y hasta me pusieron un dedo en la boca para prevenirme gritar consignas”.

De ahí, los opositores fueron distribuidos a unidades policiales a través de la provincia, y todos sufrieron golpizas.  “Incluso la sangre de los tres que fueron heridos mas fue esparcida por los cristales de la guagua, enfrente a la vista de mas de varios centenares de vecinos de Palma Soriano quienes presenciaba la brutalidad policial contra personas pacificas”.

Como resultado de la violencia pública, el activista afirma un hecho muy importante: que en las calles “hay muchos comentarios favorables sobre los opositores y comentarios muy críticos hacia los agentes represivos de la tiranía”.

Dentro de los calabozos

La celda de la Unidad “La Maya” en cual fue introducido Ferrer García no era nada inusual para un ex preso político- pésima alimentación, pésimo higiene, suciedad, insectos, y en fin, condiciones infrahumanas.  “Además de las condiciones horribles, también habían muchos mosquitos y ahora tengo picadas por todo el cuerpo”.   Tampoco faltaron las acostumbradas amenazas.  “Nos amenazaron con que nos llevarían a prisión y en el caso mío, de Ángel Moya y de Jorge Cervantes (los últimos en ser liberados) nos presentaron una medida cautelar donde nos acusaban del supuesto delito de desorden público”.  Los tres activistas negaron aceptar este documento y no lo firmaron.

José Daniel comparte que entre las amenazas en su contra, también se dirigían a Ángel Moya y Jorge Cervantes.  “Me dijeron los oficiales de la policía política que tienen como fin meter preso a 20, 30, o 40 activistas o meter preso a los lideres que mantienen el creciente accionar disidente”, a lo cual el opositor respondió que “ni con mi prisión ni con la prisión de 20 o 30 más van a paralizar la lucha a favor de la libertad y de los derechos humanos en Cuba porque esta lucha va creciendo, seguirá adelante y tiene una meta definida: libertad para Cuba”.

José Daniel Ferrer García fue excarcelado en horas de la tarde del lunes 12 de Diciembre, al igual que lo fue Jorge Cervantes, quien permaneció en huelga de hambre durante los 10 días.  Ferrer declaro que varios oficiales de la policía política le informaron que Ángel Moya Acosta sería llevado en ómnibus a la Habana porque no lo querían en Oriente.

Si mañana- dia 14 de Diciembre- confirmamos  en la mañana que Moya no ha llegado a la Habana, pues entonces Damas de Blanco y otros activistas protestaremos en la Unidad Micro 9 de Santiago de Cuba donde fue detenido en primer lugar, para exigir su libertad inmediata”, declaro Ferrer.

El opositor no mostro ningún tipo de intención en frenar sus actividades constantes a favor de la libertad plena de Cuba.

Dia de las Mercedes: Un fin de semana de represión en Cuba

Damas de Blanco golpeadas y repudiadas, grupo de activistas en casa de Sara Marta Fonseca arrestados, opositores a lo largo de la isla con sus casas rodeadas

En el dia de las Mercedes, Virgen patrona de los presos, la desmesurada y acostumbrada violencia contra la oposición pacífica cubana no se hizo esperar.  Desde días antes, Las Damas de Blanco habían afirmado que saldrían a marchar por las calles habaneras hasta la Iglesia de las Mercedes el sábado, 24 de Septiembre.  Como respuesta a esto, el blog oficialista “Cambios en Cuba” publico una entrada que llamaba a usar la violencia contra las Damas, declarando que “sencillamente, no se les permitirá” realizar sus acciones no violentas.  La llamada del blog estatal fue un acto teatral para hacerlo ver como si (de nuevo) las turbas alrededor de la vivienda de Laura Pollan, donde también es sede de Las Damas de Blanco, era el “pueblo revolucionario enfurecido” repudiando a las mujeres opositoras.  El grupo de mas de 200 “enfurecidos” cercaron la puerta de Pollan, tirando insultos y amenazas hacia las mujeres, pero las Damas afirmaron que saldrían a pesar de las consecuencias.

El bloguero independiente, Orlando Luis Pardo Lazo, logro acercarse a la calle Neptuno, donde ocurrían los actos de repudio.  Ahí pudo captar los rostros de los que participaban en la violencia, que según él ya estaban seleccionados, ya que noto que policías no permitían que ninguna otra persona se acercara a las turbas.  En su Twitter, Pardo Lazo detallo que los gritos contra las Damas eran, “Viva la Revolución y Abajo el Imperialismo” además de otras consignas “de siglo XX”, que incluyeron “Brujas de Blanco” y “Tenemos un comandante que les ronca los cojones”. Cuando las Damas intentaban salir, los slogans cambiaban a “No Pasaran”.  Al poco rato, el bloguero también reporto que los ‘manifestantes’ instalaron bocinas en donde se escucharon discursos de Fidel Castro y canciones de Silvio Rodríguez.  Entonces llego un autobús lleno de oficiales uniformados del Ministerio de Interior, quienes continuaron el repudio con más fuerza. Los oficiales también proveyeron comida y jugo para las turbas- sus premios por obedecer la dictadura.

Foto tomada por Orlando Luis Pardo Lazo, demuestra los “premios” que le dio el gobierno a los que ellos llamaron para hacer actos de repudio.

Cuando Laura Pollan y las demás Damas intentaron salir de nuevo de la vivienda, las turbas- que aunque supuestamente eran “espontaneas” sabían practicar artes marciales (como lo saben hacer los efectivos de la policía política y la Seguridad del Estado)- le aplicaron llaves a las mujeres, a demás de halarle los pelos, empujarlas, y golpearlas.  Mientras tanto, Berta Soler y otro grupo de 13 Damas en total salieron de una vivienda no revelada y lograron burlar el cerco policial y personarse a La Iglesia de las Mercedes.  No obstante, Soler declaro a Radio Martí que su esposo, el ex preso político Ángel Moya, quien acompaño a las mujeres, no lo permitieron entrar en el templo.

Acoso y arrestos en Rio Verde, vivienda de Sara Marta Fonseca

Mientras las turbas organizadas por el régimen atacaban a varias Damas de Blanco en la Calle Neptuno, en el reparto habanero de Rio Verde varios opositores se reunían en la vivienda de Sara Marta Fonseca Quevedo.  Entre los presentes estaban Jorge Luis García “Antúnez”, Yris Tamara Aguilera, y Eriberto Liranza Romero.

Liranza Romero narra que el Frente Nacional de Resistencia Orlando Zapata Tamayo se reunió en casa de Sara Marta Fonseca para declarar ese dia como el dia de La Resistencia, en protesta por  “los abusos de la policía política contra opositores, en específico a Las Damas de Blanco”.   Rápidamente, explica Romero, la vivienda de Fonseca Quevedo fue rodeada por efectivos de la policía política y comenzaron a gritarle insultos a los más de 20 opositores que se encontraban dentro.  “Algunos salimos de la casa para demostrarle que cuando hay dignidad, principios, y fe en la lucha, a pesar de cualquier cosa que nos pueda pasar, no tenemos temor.”  Fue entonces que la policía política respondió con golpes, arrastrando a varios opositores por el piso, incluyendo a Antúnez, Yris Tamara, Sara Marta y su esposo Julio León, y el propio Eriberto.

Fui llevado a la unidad policial de Santiago de Las Vegas, donde ahí me amenazaron fuertemente, incluso un oficial hasta trato de que yo me fajara a golpes con él”, denuncia Eriberto.   “Fui soltado por el medio dia del domingo, 25 de Septiembre”.

Romero denuncia y advierte que Sara Marta Fonseca y Julio León aun permanecen detenidos, en la unidad 6ª del Cerro.  El hijo de Sara Marta- Julito- también repica esta denuncia en un audio publicado por Berta Antúnez, hermana de Jorge Luis ‘Antúnez’, quien ya ha sido liberado, tras golpes y amenazas. Se ha comentado que es posible que las autoridades penales procesen a Sara Marta y Julio Leon por “actos de provocación”.

Casas rodeadas en el oriente del país

Por otra parte, activistas de derechos humanos a lo largo y ancho de la isla han sido víctimas de cercos policiales alrededor de sus viviendas y un sinnúmero de amenazas por parte de los efectivos del régimen.

En la provincia de Holguín, la opositora destacada Caridad Caballero Batista se paso el fin de semana entero con la vivienda rodeada por militares.  Además, su carnet de identidad había sido decomisado por los oficiales, impidiéndola de poder viajar a la Habana para marchar junto a Las Damas de Blanco.  La historia se repitió con Marta Díaz Rondon, en Banes, quien también tuvo la casa rodeada y a quien amenazaron con “72 horas mas de prisión si intentaba salir de su vivienda.  Rondon ya había sido encarcelada por 3 días por intentar marchar en la Marcha Nacional Boitel y Zapata Viven en Holguín el pasado lunes, al igual que Caridad Caballero y 13 otros activistas.  Todos fueron golpeados y amenazados, y participaron en una huelga de hambre hasta que fueron excarceladas.

En San Germán, el bloguero y periodista independiente Luis Felipe Rojas también ha denunciado que su vivienda ha sido totalmente rodeada por 3 días para impedir su movimiento, ya que este constantemente reporta hechos de represión contra la resistencia cubana en cualquier provincia del país.  Rojas denuncia que a demás de la represión en San Germán y Holguín, también en Moa y Cacocum había varias viviendas de opositores rodeadas.  “Ahora resulta que para viajar de un municipio a otro, para reunirse con varios amigos y caminar en público hay que esperar que el G-2 de permiso”, leyó uno de sus Tweets mas recientes.

Ola Represiva intenta detener una Marcha Imparable (Pt IV- Holguín)

Foto de una detencion de Caridad Caballero Batista.

En Holguín, opositores que salieron de la vivienda de Caridad Caballero Batista y Esteban Sande fueron impedidos, golpeados, y detenidos cuando intentaban a marchar en la Marcha Nacional por la Libertad “Boitel y Zapata Viven” este lunes 19 de septiembre en esa ciudad.  Se trata de un grupo de 14 opositores, que además de Caballero y Sande, incluyo activistas como Ariel Cruz Meneses, Juan Carlos Verdecía, Pedro Leiva, y Marta Díaz Rondon.  Esteban Sande intento grabar todos los sucesos pero cuando los efectivos de la policía política se percataron de esto, le lo persiguieron para confiscarle la cámara.

Marta Díaz Rondon cuenta que había más de 50 agentes listos para reprimir.  Y así lo hicieron.  “Nos detuvieron, fuimos golpeados, y tirados dentro de los carros patrulleros”, explica la activista que viajo desde Banes para poder participar con sus hermanos y hermanas de causa.   Todos fueron dirigidos al centro de Instrucciones de Pedernales, notorio por sus celdas pequeñas, pestilentes, y infrahumanas.

Ya en Pedernales, los oficiales comenzaron a separar al grupo de activistas, mandándolos a diferentes centros de detenciones.  En el caso de Caridad Caballero la mantuvieron en Pedernales, donde durmió en el piso por tres días y cada día amanecía con “picadas horribles de hormigas en la cara”.  En el caso de Marta, explica que “junta a Isabel Peña Torres y Denis Pino Basulto nos llevaron para un centro de la ciudad de Gibara.” Dentro el carro patrullero en donde se encontraban estos 3 activistas, Rondon denuncia que “un oficial de la Seguridad del Estado me amenazo, diciéndome que quería tirarme al mar para que me ahogara”. En Gibara, fueron introducidos en celdas llenas de cucarachas, mosquitos, y hasta cangrejos.

Denis Pino Basulto, joven opositor de 27 años integrante de la Alianza Democrática Oriental, describió su celda como un calabozo de condiciones insostenibles.  Además de tener que lidiar con picadas constantes de mosquitos, Basulto explica que tenía dolores en su pierna, ya que un oficial de la Seguridad del Estado le tiro la puerta del carro patrullero mientras lo arrestaba en Holguín.   “Esa herida me la hizo un tal oficial que le dicen ‘El Polaco’”, denuncia Denis, “el me dijo que me iba a matar”.

En su celda, Denis compartía espacio con un señor de 60 años.  Pudo conocer que ese señor llevaba 6 días detenidos, bajo cargos de “peligrosidad”,  y que en sus ojos tenía una bacteria por causa de una infección.  “Nosotros empezamos a vocear sobre su situación y lo montaron en un patrullero y terminaron dándole asistencia médica”, relato el opositor.

Al próximo dia, a Isabel Peña le ocurrió algo similar, ya que esta tiene varios padecimientos de salud.  Denis, al igual que Marta Díaz Rondon, empezaron a denunciar en voz alta la situación de Isabel, lo cual no dejo a los carcelarios con otra opción- tuvieron que llevarla al hospital, donde la ingresaron por un dia.  “El policía que me llevo al hospital fue ‘El Polaco’, quien me estaba amenazando el tiempo entero con darme una galleta,”  explica Peña, “así estaba todo el día, sin yo mirarlo me amenazaba con darme”.

En el hospital, ‘El Polaco’ se reunió con otros 4 agentes para mantener una fuerte vigilancia sobre la opositora.  “Me custodiaron y no dejaban que nadie se acercara a mí”, como si fuera una criminal. Luego la llevaron de regreso a su calabozo.  “En mi celda, pedí un poco de agua porque estaba tomando muchas pastillas, pero el policía me dijo que como yo estaba plantada no podía tomar agua”, refiriéndose al hecho de que todos los opositores detenidos ese dia, decidieron encabezar una huelga de sed y hambre hasta que fueran liberados todos sus hermanos de causa en otras unidades.

Se mantuvieron con esa postura hasta el jueves, 22 de septiembre cuando comenzaron a excarcelarlos.  En Pedernales, soltaron a Caridad Caballero alrededor de las 2 de la tarde, sin proveerle transportación.  Caballero sufrió un bajo de presión, producto de su huelga de hambre y pésimas condiciones carcelarias, pero así todo tuvo que encontrar una manera de regresarse a su casa.  En su camino, conoció una señora que le ofreció café, y tuvo que reposar por un total de 2 horas hasta que pudo continuar en su camino.

En Gibara, soltaron a Marta Díaz Rondon e Isabel Peña, aunque ambas declararon que se mantendrían en huelga hasta que soltaran a Denis.  En su caso, lo mantuvieron por unas horas más.  “Durante la espera, escribí en las paredes de la celda ‘Zapata Vive’ y ‘Abajo los Castro’”, cuenta Basulto, “y me dijeron que no me iban a soltar hasta que pintaba la pared y mis consignas, a lo cual me negué”.  Fue liberado alrededor de las 4 de la tarde, pero sus problemas no cesaron ahí.

Le dije a un oficial que me diera un papel explicando lo sucedido para llevarlo al trabajo,” narra Denis,  “me contesto que a las personas como yo no les dan papeles.  Le reclame que es mi derecho, y es mas, donde trabajo tengo que entregar un papel cuando falto”.  La respuesta del activista fue apuntarle el número de la chapa al oficial- 27570.  “Me trato como le dio la gana, es un esbirro mas.  Y entonces le dije que me transportara de nuevo a mi casa porque ahí habían muchos carros, pero no querían llevarme, tuve que trasladarme por mis propios miedos y pedirle a personas en la calle que me llevaran”, entre mareos fuertes productos de una huelga de 3 días.  Agrega que es probable que ahora no tenga trabajo, ya que “ellos han estado desesperados” por botarlo por su postura opositora y ahora quizás tengan excusa.

Durante la detención de Denis, su esposa tuvo que visitar a todas las unidades policiales de Holguín con su hija pequeña, en busca de alguna información de su marido.  Todos los oficiales negaron darle algún tipo de noticias de él, o información sobre donde se encontraba, y por eso dio a Denis por perdido.

El opositor integrante del Movimiento Pedro Luis Boitel, Julio Cesar Ramos, también intento buscar información sobre los detenidos del lunes.  “Estuvimos por todas las unidades policiales para encontrar información, pero no nos dijeron absolutamente nada”, cuenta el opositor, agregando que “nos plantamos desde por la mañana para demandar la libertad de nuestros hermanos”, llamando a todos los que podían para denunciar los hechos.  Todos los familiares y amigos de los detenidos tuvieron que sufrir esa incertidumbre, sin saber donde estaban detenidos y en cuales condiciones.

Caridad Caballero explica que su casa aun permanece rodeada y que le confiscaron su carnet de identidad, para impedirla de poder viajar hasta la Habana para participar en actividades con Las Damas de Blanco este fin de semana. Por su parte, Marta Díaz Rondon detalla que salió de los calabozos con “dolores en el pecho, taquicardia, y mareos”, pero recalca que a pesar de todas las amenazas y maltratos, su lucha es totalmente pacifica y que la marcha reclama tres puntos clave: que se respeten pactos internacionales de derechos humanos, que liberen a todos los presos políticos, y que dejen a los cubanos marchar libremente por el país.  Denis también coincide con las declaraciones de Rondon y agrega que “El mundo tiene que saber que en Cuba se violan los Derechos Humanos por parte de esta dictadura totalitaria, y nos oprimen y maltratan, pero cuando las cosas son de corazón no hay nada que la pueda vencer, vamos a seguir mas fuerte para que el mundo sepa que en Cuba hay cubanos que si queremos cambio, y nosotros somos parte de ese cambio”.  El joven añade que “soy padre de familia, es difícil, pero seguiré luchando, aunque la represión sea constante- yo necesito una Cuba libre, porque bajo esta dictadura no se puede vivir”.

Ola Represiva intenta detener una Marcha Imparable (Pt 3- Santa Clara/Placetas)

El jueves 15 de septiembre llego la Marcha Nacional por la Libertad ‘Boitel y Zapata Viven’ a la ciudades centrales de Santa Clara y Placetas.  El desenlace fue bastante similar a los sucesos producidos por la marcha en varias regiones orientales del país- Palma Soriano, Bayamo, Baracoa.  Los opositores que participarían en dicha marcha amanecieron ese jueves con sus hogares rodeados por fuerzas combinadas de la Seguridad del Estado y la Policía Nacional Revolucionaria.

Entre los opositores estaban el conocido ex prisionero de conciencia Ángel Moya Acosta (uno de los organizadores principales de la Marcha Nacional), el opositor/periodista independiente Guillermo Fariñas, y la activista Licet Zamora.   Ambos Fariñas y Moya ofrecieron declaraciones a varios medios de prensa donde detallaban que fueron rápidamente impedidos a la fuerza por fuerzas del gobierno cubano luego de una fuerte vigilancia cuando estos intentaron comenzar la marcha en su zona.  De ahí fueron llevados a centros de detención.  Fariñas fue liberado horas después, mientras a Moya lo mantuvieron por un dia más.  Este último ya había sido detenido y acosado por iniciar la Marcha en Palma Soriano días antes, junto al también ex preso político José Daniel Ferrer García.

En Placetas, activistas del Movimiento por los Derechos Civiles Rosa Parks también salieron a las calles para participar en la Marcha.  Se trata de Yris Tamara Pérez Aguilera, Donaida Pérez Paceiro, Idania Yanez Contreras, Damaris Moya, Yanisbel Valido, y Leidis García, entre otras.  El grupo femenino sufrió el mismo destino que han sufrido todos los otros activistas que han participado en esta histórica marcha: fueron golpeadas y detenidas por uniformados.

El arresto ocurrió alrededor de las 10:15 de la mañana”, afirmo Yris Tamara Pérez, “todas fuimos llevadas a la unidad de instrucción policial de Placetas”.  Ahí en las celdas pestilentes y en condiciones pobres, las activistas explican que se plantaron.  “No acepte agua en ningún momento”, a pesar de que sufre varios problemas de salud, entre ellos “una asma crónica y bajos niveles de azúcar”.

Producto a estos padecimientos médicos, a Yris Tamara le entro un fuerte dolor en el riñón  mientras se encontraba detenida, mientras Damaris Moya sufrió una fuerte golpiza en manos de sus carcelarios, según un testimonio de Licet Zamora, quien fue detenida junta a estas mujeres y excarcelada antes.  Mientras tanto, Donaida Pérez no se ha recuperado físicamente de una golpiza salvaje de cual fue víctima hace semanas en la ciudad de Gibara y en las condiciones pésimas de su celda, que incluye muy poco espacio y un frio ‘insoportable’, también sufrió fuerte dolores e incomodidades.

Jorge Luis García “Antúnez”, esposo de Yris Tamara, logro romper un cerco policial alrededor de su vivienda junto al opositor Duniel García Ruiz para sumarse a la Marcha, pero ya todas las activistas estaban detenidas.  Cuando intentaron llegar a la unidad policial, también fueron detenidos y deportados de nuevo a sus viviendas.  Luego, Antúnez encontró la manera de llevarle medicinas a Yris en el centro de detención, pero no antes de un enfrentamiento por parte de los oficiales.  “A mi esposo los jefes de enfrentamiento de Placetas no le querían dejar que me diera mis medicamentos, ellos decían que no era medicina, si no alimentos”, conto Yris.  Los oficiales cuales no querían permitir que le llegaran los medicamentos a Yris eran Iván González, alias “Clavo de Línea” y uno conocido como “El Pesista”.  Este último es responsable por las brutales golpizas de muchas mujeres en Cuba, entre ellas Yris Tamara.

Luego de 72 horas- tres días- todas las activistas fueron soltadas el domingo 18, con claras marcas físicas, pero intactas en espíritu de resistencia.  “Quiero darle las gracias a todos los hermanos que alzaron sus voces por nosotras”, expresa Aguilera, agregando un mensaje importante, “La marcha no ha terminado, seguirá.  Y nosotros, esas mismas mujeres, esos mismos hombres que arrestaron el dia 15 vamos a continuar la marcha, porque las calles son del pueblo, y nosotros somos parte de ese pueblo cubano”.

————————————-

El lunes 19 de septiembre en Holguín fueron detenidos 15 opositores que intentaban encabezar la Marca por la Libertad en esa ciudad oriental.  Sus nombres: Caridad Caballero Batista, Marta Díaz Rondon,  Aurelio Antonio Morales Ayala, Esteban Sande Suárez, Delbis Martínez Albides, Ariel Cruz Meneses, Rafael Meneses Pupo, Isabel Peña Torres, Walter Cañete Cruz, Alexander Ricardo Santisteban, Alexander Lam, Pedro Leiva Góngora, Juan Carlos Verdecia Évora, y Denis Pino.

 Y el dia miércoles, 21 de septiembre, en Las Tunas fueron detenidos varios activistas por la misma razón.

Ola Represiva intenta detener una Marcha Imparable (Pt 2- Baracoa)

Marcha en Baracoa, foto tomada por Luis Felipe Rojas

Por otra parte, integrantes de la Alianza Democrática Oriental, junto a otros opositores encabezaron una marcha importante en Baracoa, el lunes 12 de septiembre bajo el marco de la Marcha ‘Boitel y Zapata Viven’.  La marcha partió desde Playa Duaba, sitio donde desembarco Antonio Maceo en el año 1895, durante la guerra de la independencia cubana.

Entre los 26 presentes se encontraban el destacado opositor Rolando Rodríguez Lobaina, Eliecer Palma, Jose Triguero, y el bloguero opositor Luis Felipe Rojas.

Rojas explico que la marcha comenzó con el cantar del himno nacional, entonces comenzaron a desfilar, bandera cubana en mano.  Ambos opositores- tanto Rojas como Lobaina- estaban reportando los hechos en voz alta, ofreciendo detalles a varios medios como Radio Martí y Radio República a través del teléfono, y a la vez informando a cualquier persona que estaba en los alrededores escuchando.

De nuevo se pudo ver que el pueblo de a pie no impidió que se efectuara la marcha.  “Las personas salieron de las casas para vernos”, reporto Luis Felipe, “Fue bien recibido por la población porque ni una sola persona nos repudio, a pesar del hecho que es una zona donde han hablado bastante mal de la oposición”.

La respuesta de las autoridades, quienes estaban vigilando desde el inicio de la marcha, fue todo lo contrario. Esta detención no consistió de golpizas salvajes como es común, pero si hubo su violencia, evidente “en el caso de Isael Poveda Silva y Anderlay Guerra Blanco quienes fueron esposados violentamente y empujados dentro de  la patrulla”, según Rojas.

Todos los activistas fueron detenidos en celdas calurosas, pestilentes, y en “muy malas condiciones” hasta el dia siguiente.  Al ser ‘liberados’ fueron “acusados de escándalo publico y alteración del orden público.  Por supuesto, ninguno firmamos ningún papel, ni las acusaciones, ni el alta de detención”, explica el autor de ‘Cruzar las Alambradas’.

En el caso de Rolando Rodríguez Lobaina, Luis Felipe explica que fue amenazado con 20 años de cárcel si continúa organizando eventos para la jornada de ‘Boitel y Zapata Viven’.  Así todo, Lobaina ha hecho caso omiso de estas amenazas, afirmando que continuara con sus actividades anti-dictatoriales. Los manifestantes fueron liberados hacia diversas regiones, deportándolos lejos de sus viviendas, forzándolos a tener que viajar largas distancias (a su propio costo) para regresar a casa.  En su caso, fue liberado en Moa, significativamente lejos de su pueblo de San German.

“(Las amenazas y las deportaciones) son características del régimen”, afirma Luis Felipe Rojas.  Mientras tanto, Rolando Lobaina publico un mensaje de Twitter destacando que “Seguiremos saliendo a las calles y seguiremos pidiendo libertad y derechos en Cuba”.

Ola Represiva intenta detener una Marcha Imparable (Pt 1- Palma Soriano)

En vista de la ‘Marcha Nacional por la Libertad de Cuba Boitel y Zapata Viven’, las autoridades cubanas han tomado todas las medidas posibles en su afán de detener a un pueblo que demanda derechos y la libertad absoluta para todos.

Una de estas olas represivas ocurrió el viernes, 9 de septiembre en el oriente cubano- específicamente en Palma Soriano, una región que según el ex prisionero político José Daniel Ferrer García, ha estado “totalmente militarizada” a raíz de un creciente activismo, al igual que por las atrocidades cometidas contra la vivienda de Marino Antomarchi, donde decenas de opositores fueron atacados con gases lacrimógenos.

En medio de esta fuerte vigilancia, el opositor y también ex prisionero político Ángel Moya Acosta, quien es uno de los coordinadores de la Marcha Boitel y Zapata Viven, logro viajar hasta Palma Soriano.  Reunido con José Daniel Ferrer y otros activistas como Tania Montoya, Raudel Ávila, Francisco Macias, y Raumel Vinajera, se percataron que agentes policiales estaban rodeando viviendas para impedir el movimiento y el inicio de la Marcha.  José Daniel Ferrer recuenta que “los agentes querían obligarnos a quedarnos dentro de la vivienda,  pero una de las indicaciones de la Marcha era que nadie aceptara su propia vivienda como calabozo”, continuando, “salimos, y un agente nos dijo que no estaba permitido para nosotros salir.  Al no aceptar esto, el agente se puso bien nervioso al ver que no había otros policías uniformados que podían llevarnos detenidos,  pero rápidamente llegaron y nos agarraron por los brazos y nos llevaron detenidos”.

Esta “cacería de opositores”, como lo califica José Daniel, fue encabezada por un tal Mayor Dorkis.  “Dorkis llevo acabo esta cacería por toda la ciudad deteniendo a varios opositores como Francisco Castellano, Tania Mantoya, y muchos otros”, explica el ex prisionero.

A los participantes de la marcha se los llevaron detenidos a diversas unidades de detención, mientras a otros los llevaron 70 – 90 kilómetros de Palma Soriano, abandonándolos en carreteras desoladas para hacerle imposible regresar a la marcha en tiempo. Ferrer García narra sus experiencias en los calabozos por tres días:

Tania MontoyaDentro la unidad de detenciones sufrimos maltratos físicos por policías y agentes del Ministerio”.  Primero fue un violento registro. “A mí me dieron un pisotón bien fuerte, aun tengo las marcas en el pie.  A Ángel Moya lo tiraron contra el piso de cemento y lo registraron con fuerza”.  Tania Montoya no solo fue registrada pero también fue víctima de una forma de abuso sexual.  “Mas de 7 mujeres policías la desnudaron a la fuerza y la registraron de tal manera que hasta un dedo le introdujeron en la vagina”, denuncia Ferrer.

Luego, Ferrer fue introducido dentro de un “calabozo pestilente, 4 metros cuadrado con 6 hombres en total, y con un calor horrible”.  A demás,  “había muy poca agua y muy mala alimentación”.  Ferrer pudo ver los abusos cometidos contra los presos comunes de ese centro, aunque para él no era algo extraño, ya que paso 7 años en cautiverio a raíz de la Primavera Negra del 2003.  Uno de los abusos más grande contra los reos, según Ferrer, es la negligencia médica, al igual que las condiciones en que tienen que vivir (en celdas tapiadas) y dormir (en piso de cemento).  En su propio caso, también tuvo que dormir en el cemento con la misma ropa que llevaba y no fue permitido ningún producto de asedio.

En cierta forma, yo tenia bastante espacio en consideración con otros donde llegaron haber 2 reclusos y 10 detenidos en 4 metros cuadrados, con todo el calor, la suciedad, y mal alimentación”, explica Ferrer García.

José Daniel Ferrer y Ángel Moya fueron liberados al tercer día de su detención.  En el caso de Moya, ha sido interceptado luego de esa detención.  Hasta el momento, se desconocen los detalles exactos pero el día 15 de septiembre se reporto que Moya, junto a otros opositores, había sido arrestado de nuevo en Santa Clara, efectuando la misma marcha.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36 seguidores