Archivos en la Categoría: Giseira Paseira Espinosa

Actividades pacificas interrumpidas por violencia desmesurada (18 de enero)

Las tácticas de represión de la dictadura cubana incluye impedir que se realicen actividades pacificas, incluso dentro de las propias viviendas de opositores.  El miércoles, 18 de enero, ocurrieron numerosas detenciones alrededor de la isla, tan solo para impedir vigilias y reuniones.  Aquí están tres de los casos:

…En Holguín

Cada miércoles, la activista y Dama de Blanco Caridad Caballero Batista ofrece su vivienda en la ciudad de Holguín y reúne opositores de zonas cercanas para realizar una vigilia por los presos políticos, donde los presentes oran y comparten un resumen de las noticias recientes sobre Cuba.  La Seguridad del Estado cubana, al tanto de estas concentraciones totalmente pacificas, suele responder con vigilancia o con violencia.  Este miércoles 18 acudieron a ambas técnicas represivas.

Caridad Caballero Batista

Eran las 5 de la mañana cuando dos opositores- Juan Sacaría Verdecía Torres y Edilberto Sartorio- intentaban trasladarse a la vivienda de Batista pero fueron interrumpidos violentamente por fuerzas de la policía política y detenidos, según informo la propia activista, quien agrego que “luego, alrededor de las 8:30 am detuvieron a Juan Carlos Mendoza” cuando este también intento hacer acto de presencia en la vigilia.

No me dejaron salir de mi casa,” explico Mendoza, “y les respondí que mi casa no es calabozo.  Entonces empecé a gritar ‘Abajo los Castro’ y ‘Abajo el comunismo’, cuando de repente salieron tres policías y me detuvieron”.  Durante los momentos que siguieron, la vivienda de Batista y de numerosos activistas de la zona fueron rodeadas por uniformados del régimen.

A las 4 pm, Caridad Caballero, Franklin Peregrino del Toro, Isabel Peña Torres y la esposa de Juan Carlos Mendoza se dirigían hacia la unidad policial donde sospechaban tenían a los tres detenidos cuando fueron frenados agresivamente por una turba organizada por la dictadura.

Estábamos por el Parque San José cuando se nos abalanzaron arriba”, narra Caballero, describiendo el grupo como “turbas de mujeres del Ministerio del Interior y la Seguridad del Estado”.  De ahí, los activistas fueron empujados dentro de vehículos patrulleros.

Caballero Batista explica que le aplicaron “una llave de inmovilización y de tal modo me mantuvieron hasta que llegamos a la Unidad de Instrucciones de Pedernales” donde continuarían los acosos.  “Eran dos policías grandísimos que me tenían en la llave, y ambos me torcían las manos…sentí un dolor inmenso, creía que me iban a romper las manos”.

La Dama de Blanco añade que además de los golpes, un grupo de guardias querían despojarla de su ropa.  “Les dije que del único modo que podrían desnudarme era ripiándomela la ropa porque no los iba a dejar…y me aferre a la ropa y no pudieron quitármela”.

Eran alrededor de las 9 de la noche cuando Caridad Caballero fue excarcelada junta a Isabel Peña, y luego Juan Carlos Mendoza.  Los tres fueron botados en una carretera en las afueras de la Unidad de Pedernales, una zona bastante apartada y oscura.  “Había un frio tremendo, ya que estábamos detenidos en celdas totalmente tapiadas y ahora estábamos al aire libre”, relato Caballero.  Los opositores tuvieron que buscar alguna forma de transportación de regreso a sus viviendas, pero no fue una meta fácil, ya que estaban lejos de zonas céntricas.

(Escuche parte del audio de Caridad Caballero aquí)

…En La Habana

En la vivienda de Sara Marta Fonseca en Rio Verde, Habana también se efectúa una vigilia semanal los miércoles, bajo el lema de “Libertad Plena y sin destierro para todos los presos políticos”, y además con el propósito de rezar por Wilman Villar Mendoza (fallecido el dia 19), Ivonne Malleza, Ignacio Martínez e Isabel Álvarez (los 3 últimos excarcelado el dia 20).

Sara Marta Fonseca

Como era de esperar, Fonseca cuenta que “La policía política realizo un despliegue operativo en la cercanía de nuestra sede para impedir la entrada de activistas a la vigilia”.  Así todo, los presentes comenzaron la vigilia.  Alrededor de las 1 de la tarde, Sara Marta salió de su vivienda, pues también se efectuaría en Calle Neptuno (en la vivienda de Laura Pollan) el te literario que acostumbran realizar las Damas de Blanco.  “Salí de mi vivienda porque no es un calabozo, y cuando tengamos que realizar una actividad, lo haremos, pase lo que pase”, asegura Fonseca.

Bajo las amenazas de la policía política, Fonseca decidió seguir caminando hacia su destinación pero fue rápidamente rodeada tan solo cuatro cuadras de su vivienda.  Ya sabiendo que iba ser detenida, Fonseca había preparado un mensaje de Twitter denunciando el hecho.  La opositora cuenta que mando el mensaje lo más rápido posible y que uno de los agentes que la iba detener se percato de esto, demostrando mucha preocupación y demandando que le diera el teléfono.    El mensaje salió a tiempo, informándole al mundo de lo que había sucedido: “policía castrista me lleva arrestada.  ! VIVA CUBA LIBRE, LIBERTAD JUSTICIA Y DEMOCRACIA! ¡ABAJO LA DICTADURA!”.

Agentes de la policía política y dos miembros de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR)  se llevaron- a la fuerza- a la activista, empujándola dentro de un vehículo y trasladándola la Unidad Policial de Santiago de las Vegas.

Sara Marta Fonseca es una mujer que sufre de dos hernias discales en su espalda, pero esto nunca ha impedido los agentes de la dictadura que la golpeen y la maltraten.  Dentro de la Unidad Policial, fue introducida dentro una celda tapiada, con mucha humedad y una ‘cama’ de concreto.  Incluso, Fonseca cuenta que hasta se daño un dedo en la mano derecha cuando intentaba subirse “a la ‘cama’- o pedazo de concreto- pues estaba en un lugar muy alto”, y la única forma que se podía subir a ella era encaramándose.  En el proceso se torció el dedo.  Mientras tanto, las condiciones no le favorecieron sus dolores en la espalda.

Así permaneció la Dama de Blanco hasta las 10 de la noche cuando fue soltada y botada en una zona oscura y muy lejana de su vivienda.  Tuvo que regresarse sola.

…En Placetas

Yris Tamara Aguilera

Durante el mismo dia, el 18 de enero, fue arrestada violentamente Yris Tamara Aguilera en Placetas, Santa Clara, mientras intentaba reunirse con otras activistas del Movimiento por los Derechos Civiles Rosa Parks, organización la cual ella encabeza, en la vivienda de Idania Yánez Contreras.  Además de una reunión, se efectuaría una vigilia.

Yris Aguilera aun está sufriendo de una lesión de tras de su cabeza y aun le falta la voz, producto de una golpiza que le propinaron hace unos días, donde recibió fuertes golpes en el cuello.  Pero, a pesar de esto, el arresto fue agresivo.  Su esposo, Jorge Luis García Antúnez, explica que Yris fue empujada dentro de un carro patrullero y detenida por varias horas.  También detenidas fueron Xiomara Jiménez y Giseira Espinosa quienes “fueron a demostrar solidaridad con Yris”.

Mientras la detención, denuncia Antúnez, “Yris sufrió una amenaza particular de un oficial llamado Yuniesky, quien la amenazo con violarla dentro de la celda.  Además de un peligro, consideramos esta amenaza como una grande ofensa a estas valientes mujeres que han decidido ir a las calles para defender la libertad de Cuba”.  La chapilla de identificación del oficial Yuniesky es 43348.

Todos los opositores que ofrecieron estos testimonios coincidieron en que no dejaran de realizar sus actividades.

Otra vez, mujeres golpeadas por policía política cubana (Parte I- Yris Tamara Pérez)

Cuando se dio a conocer que el joven opositor pacifico Michel Oliva López seria enjuiciado por falsas acusaciones de cometer delitos de amenaza, varios activistas pro-democráticos decidieron que no podían dejar el resultado pasar por alto.   Entre estos opositores se encontraba Yris Tamara Pérez Aguilera, la presidenta del Movimiento Feminista por los Derechos Civiles Rosa Parks y esposa del destacado opositor Jorge Luis García Pérez “Antúnez”, y también Giseira Paseira Espinosa y Daimara Reyes Mesa.  El día jueves 21 de julio comenzó con el intento de estas 3 activistas en llegar a la ciudad de Santa Clara para solidarizarse con el hermano de causa acusado.  Pero al llegar a la estación de ómnibus, Pérez Aguilera se fijo que, como es de costumbre, estaban vigiladas.  “Me di cuenta al llegar que agentes de la Seguridad del Estado- uno de ellos siendo el Mayor Rivel González, y el otro Pérez Pérez, alias ‘El Pesista’- nos estaban siguiendo”, explica Aguilera.  El agente apodado “El Pesista” fue el mismo quien le propino una golpiza casi fatal a Yris hace unas semanas a tras.  Desde entonces Yris ha padecido de varias complicaciones graves de salud.

Decidí llamar por teléfono a Damaris Moya Portieles en Santa Clara para que supiera que íbamos a dirigirnos hacia ella pero que estábamos siendo vigilados por la Seguridad del Estado”, explica la activista de Placetas, “Mientras toda vía estaba en el teléfono, los agentes me interceptaron.  Rápidamente les pregunto porque ocurría esta detención”.  La respuesta de los oficiales corruptos fue la misma que suelen usar, la que consiste de una intolerancia severa y una tendencia de seguir ciegamente las órdenes de un comandante que no tolera ninguna forma de oposición: “Ellos me dijeron que ellos no me deben una explicación, que yo tenía que acompañarlos a ellos”, recuenta Yris.  Entonces comenzó a gritar consignas en contra de la tiranía- “Abajo Fidel”, “Abajo la dictadura”, y “Vivan los Derechos Humanos”- y, de acuerdo con sus declaraciones, logro parar el tráfico de la carretera central localizada al frente de la terminal municipal de Placetas con su protesta.

A partir de ahí comenzó esa brutalidad que representa el statu quo del régimen cubano.  “Me golpearon para tirarme dentro de la patrulla y de ahí me trasladan para la unidad policial”, comparte Pérez Aguilera, agregando que ‘El Pesista’, quien ella califica como un “terrorista”, preparo una “brigada de mujeres para que nos golpeen.  Estas me dieron golpes desde la terminal de ómnibus hasta la unidad de policía”.  Ya en la unidad, a Yris Tamara la introducen dentro de una celda y ahí permaneció por más de 3 horas.  “Cuando ellos decidieron soltarme, no aparecía la llave de la celda donde me encontraba”, explica la activista.  Al parecer, la ‘perdida de la llave’ fue una táctica para tratar de mantenerla mas tiempo tras las rejas, una forma de tortura lenta.  Mientras este tiempo, a Yris le preocupaba su salud, pues es diabética y tiene varias complicaciones en la cervical, complicaciones causadas por las golpizas violentas que ha sufrido en manos de agentes de la policía política.  Pérez Aguilera fue soltada alrededor de las 3 y cuarto de la tarde, pero no antes de ser acusada de varios ‘delitos’.  “Me acusaron de atentado y desacato, pero yo no atente contra nadie.  Ellos fueron los que me golpearon delante de todo el pueblo”. 

Como dicho antes, Yris Tamara Pérez Aguilera padece de varios problemas de salud- entre ellos diabetes y mareos.  Recientemente ella y su esposo Antunez tuvieron que viajar a la Habana para buscar atención medica con un neurólogo.  En el camino a la Habana la pareja opositora sufrió golpizas, amenazas, y deportaciones.  Ahora, de regreso a Placetas, continúan siendo victimas de actos de repudio y violencia.  “Temo lo que me pueda ocurrir en las próximas horas,” afirma Yris Tamara, “ya que estoy amenazada”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36 seguidores